Buen dia – Control de las respuestas

Es normal encontrar que las personas quieran exponer sus puntos de vista primero y además convencer a los demás de que están en lo correcto.
Esto nos lleva a meditar sobre el hecho de que para la mayoría de nosotros es muy difícil escuchar con atención.
En la Biblia encontramos la solución, sabia y poderosa. Allí se nos invita a ser “rápidos para escuchar”, lo acompaña de una recomendación vital, ser “lentos para hablar” y adicionalmente agrega que hay que ser “lentos para enojarse” (Santiago 1:19)
Imagina por un momento cómo sería tu relación con los demás si se cumpliera esta solicitud de Dios… “las familias funcionarían muy bien, los negocios serían más exitosos, los estudiantes aprenderían mucho más… en fin, en todas las áreas de la vida tendríamos grandes beneficios…” Por tanto, vale la pena hacernos las siguientes preguntas… ¿por qué es tan complicado escuchar?, ¿por qué se facilita tanto hablar y se dificulta el escuchar?, por otro lado, ¿conoces personas que solamente hablan y hablan y no te dejan decir nada?, ¿has estado en discusiones donde no se pueden dar opiniones ni puntos de vista?; en todos estos casos es necesario actuar para cambiar.
¡Cuántas discusiones y cuántos problemas se evitarían si tan solo siguiéramos este principio! Si es así, y los beneficios son tan grandes, ¿Por qué pocas personas realmente quieren tener una mejor comunicación con los demás?. ¿por desconocimiento, o porque no desean cambiar?
La respuesta de Dios a esta situación de la comunicación es simple, “aprende a escuchar; aprende a callar y aprende a controlar tus emociones impulsivas”.
Estar listo para oír no significa estar tranquilos y pretender que se escucha… es más bien una acción que requiere concentración, buena actitud y tiempo para pensar (meditar) en lo recibido; este es un acto que libera el egoísmo puesto que se coloca al otro en primer lugar, es, dejar de pensar en ti, pensando primero en lo que Jesús quiere que hagas después de recibir el mensaje. ¡no te aceleres, ni dejes que tus emociones tengan un dominio poderoso sobre ti!.
Cuando respondas, hazlo con calma, habla en el amor de Cristo, teniendo especial cuidado de no caer en la ira y el enojo. Se que a veces el caer en el acelere para responder es un acto tan natural que resulta difícil dejarlo… pero también sé que no es imposible.
Coloca tu falta de dominio personal en las manos de Jesús; reconociendo tú mismo(a) que no puedes dominarte para responder automáticamente, y que tampoco puedes dominar la ira, ni el enojo.
Oro para que puedas recibir la revelación de que sólo el Señor, por medio de su Espíritu Santo puede hacer que haya en ti transformación para ser listo para oír y lento tanto para responder como para enojarte.

Versículo: “Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse” Santiago 1:19 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com