Buen Día – Corazones Endurecidos


Existen dos formas de equivocarnos, intencionalmente o por error.

En el segundo hay la oportunidad de corregirlo porque no está involucrada la voluntad de actuar equivocadamente, es ésta la manera en la que aprendemos a no tropezar dos veces con la misma piedra.
Pero en el caso de actuar intencionalmente mal hay una acción perversa.

Dios conoce profundamente nuestros corazones; por eso, al actuar voluntariamente incorrectamente hay pecado y el riesgo más grande que existe es que se “cauterice y se endurezca el corazón”; y es en este estado en el que la “alerta de pecado” desaparece de la persona, dando paso a la maldad instaurada.
Salomón, el gran sabio escribió “En el agua se refleja el rostro, y en el corazón se refleja la persona”. (Proverbios 27:19 – NVI)

Dios nos quiere libres de toda clase de pecado, desde lo que llamamos “pequeños pecados”, “mentiras piadosas” o cualquier otro nombre que se quiera colocar para justificar el pecado, hasta de los más profundos pecados cometidos.
Nuestro padre celestial quiere hoy que entendamos que las intenciones del corazón, es decir, el por qué actuamos de determinada manera es algo que Él ve y juzga.

Dios quiere corregir incluso nuestras mejores intenciones, esto es cuando nos equivocamos por error, pero también quiere sanar cuando la persona tiene un corazón endurecido.
Es claro que cuando el Señor nos permite ver un corazón endurecido, será el momento para elegir entre seguirlo a Él, o continuar en la ruta del mal.

Te hago un llamado hoy para que revises el estado de tu corazón y que no permitas que tu corazón se endurezca, para que evalúes si has aceptado el pecado como algo cotidiano.
Entrégale al Señor tu pecado, sal del circulo vicioso de caer y luchar con el pecado.

Te recuerdo que nuestro amoroso padre es Dios restaurador de corazones.

Versículo “En el agua se refleja el rostro, y en el corazón se refleja la persona”. Proverbios 27:19 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com