Buen Día – Cumplidor de promesas

Cada vez más vemos en los anuncios publicitarios promociones de acciones, productos, eventos y otros que prometen llevarnos a tener una vida plena, feliz o mejorada; pero la realidad es que las cosas del mundo sean las que sean, todas producen una satisfacción personal limitada.

Cuando evaluamos sinceramente todo lo que se nos ofrece podemos concluir que, estos eventos, conferencias, productos o servicios pueden contribuir a mejorar el estilo de vida, pero pueden producir dependencia de ellos, o insatisfacción al no ver los mismos resultados que son prometidos.

El único que puede prometer y cumplir cabalmente lo que promete es Dios.

Sus promesas no cuestan dinero, sino obediencia; no requieren de grandes anuncios publicitarios, sino de la lectura consciente de Su Palabra; no busca crear una falsa sensación de felicidad, sino que en El esta contenida la felicidad, porque es parte del fruto del Espiritu Santo que llena nuestra vida.

Es en Jesús y en su obra cumplida en la cruz y en la resurrección, que tenemos acceso a las promesas dadas por el Padre desde el inicio de la creación de todo.

Cuando ponemos en Él nuestra confianza, confiados en que lo que El promete es real y cuando somos irrestrictamente obedientes a Su Palabra, recibimos la bendición de ser llenos del poder del Espíritu Santo quien siembra y establece Su fruto en nosotros, tal y como esta descrito en la Biblia en Gálatas 5:22-23 que dice “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza…”.

¡Que regalo más maravilloso!, esto es justamente lo que todos necesitamos. Que desde nuestro interior haya un amor que todo lo cubra, un gozo que esté por encima de cualquier situación, una paz profunda que nace de nuestro interior; la paciencia para saber siempre esperar lo que Dios tiene dispuesto para nosotros, la benignidad que es la capacidad para que hagamos el bien siempre; la bondad, que es la gentileza para servir a lo demás; la mansedumbre que derrumba toda altivez y orgullo humano y la templanza que es la capacidad de tener dominio propios y de esforzarnos para alcanzar nuevas metas.

Deja de buscar en lo material lo que solo vas a poder conseguir con lo espiritual. Permite que sea Jesús el Rey de tu vida, obedece a Su Palabra, deja que el Espíritu Santo gobierne tu ser y vive para crecer en tu relación con el Señor, así encontrarás lo que has estado tratando de buscar hace mucho tiempo

Oremos, “Señor, gracias por darnos Tus promesas, las cuales no tiene comparación con nada en este mundo. Gracias por el fruto espiritual que quieres depositar en nosotros para que nuestra vida en la tierra sea completa y plena, lo declaro en el Nombre de Jesús, Amén

Versículo “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”. Gálatas 5:22-23 (RVR60)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.