Buen Día – Deja de afanarte


Los afanes de la vida consumen la mente, angustian a las personas y los llevan a tener una pobre calidad en su existencia. La preocupación le agrega estrés al día a día.

Conozco personas que se preocupan por todo, que son esclavos de la ansiedad, que crean caos donde no lo hay, que se levantan angustiados porque las cosas no son como ellos quisiera que fueran. Pero que, además quieren cargar a otros con sus propias preocupaciones.
Desde el punto de vista Bíblico, esto no es correcto. Aunque es comprensible que las personas se sientan perdidas en medio de la inestabilidad social, moral, política, etc. Y que como resultado muchos hoy en día no confían en nada ni en nadie y todas las cosas serán un motivo de preocupación y de angustia.

Este mensaje va dirigido quienes necesitan una palabra del Señor para recordarles que Él quiere que vivas, no con ansiedad o afán, sino en paz y reposo

Comienzo por decir que “Tener Fe es lo opuesto a la preocupación”.

En el evangelio de Mateo capítulo 6, verso 25, Jesús dice “Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa?” (NVI)
Es como si el Señor a quienes tienen preocupaciones y angustias cotidianas y permanentes les dijera, “si estás afanado por estas cosas: has perdido la vista de la grandeza de la vida”. Porque:

Primero, “La vida no fue dada para los placeres físicos, sino para algo más grande, el disfrutar y gozar de Dios”.
Segundo, “la vida no fue dada para que tengamos la aprobación de la gente, sino para algo más grande, la aprobación de Dios”.
Y, Tercero, “La vida no fue dada para poner la mirada en esta tierra sino para algo más grande, la eternidad con Dios”.

Por los afanes, el estrés y las preocupaciones se acaban matrimonios, se cierran negocios, se destruyen amistades… se acaba la salud emocional y física de las personas

¡Renuncia al afán y al estrés!, la respuesta del Señor es “busquen primero el reino de Dios y su justicia”;y todas estas cosas les serán añadidas”.

Versículo “Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa?” Mateo 6:25 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com