Buen Día – Deja de Aplazar (con audio)

En el medio empresarial y del comportamiento humano se usa la palabra “procastinar” para definir a la persona que aplaza el cumplimiento de una obligación o el desarrollo de una actividad; hoy en día los médicos dicen que también es una condición del desarrollo cerebral, pero sea lo uno o lo otro, la realidad es que es muy fácil caer en el mal de “posponer las cosas”
Si piensas por un momento sobre tu vida puedes llegar a la conclusión de que “planeamos con muy buenas intenciones hacer algo, pero muchas veces se queda solo en el deseo, pero no en una realidad que motive a la acción”;
Lo más curioso es que también pasa en el nivel espiritual; se planea orar, pero no se hace; se planea asistir a los servicios de entre semana, pero se entretiene realizando otra actividad o simplemente no hay la acción de levantarse e ir a la Iglesia.

El problema con este tipo de forma de actuar es que las personas comienzan a crear un tipo de pensamiento así: “bueno, no lo hice, pero un día si lo voy a hacer”, y ese “un día” nunca llega; porque siempre habrá alguna razón para seguir retrasándolo.

Ten en cuenta esto, “debes decidir y tomar acción para hacer lo que tienes que hacer, antes que permitir que otra cosa te distraiga”; realiza esa llamada a tus padres o a tus hijos que deseas hacer pero que no lo has hecho; empieza hoy tu programa de salud, ese que tanto has deseado hacer; decide tomar unos minutos para orar y ponerte en las manos de Dios.
¡No esperes más!, comienza hoy, has que este día sea el primero del resto de tus días siendo diligente con lo que debes hacer.

No son las buenas intenciones o los buenos deseos los que sirven, la obediencia y la disciplina personal son tus mejores aliados. Te garantizo que la sensación de logro será gratificante.
Una vez más te digo ¡no esperes más!, comienza hoy mismo, Dios esta esperando para tener un encuentro contigo y tu agenda del resto del día te espera.

Oremos, “Padre, gracias por colocar este mensaje hoy en mi mente, Señor, te pido que me llenes de poder para hacer, para seguir tu voluntad, muéstrame las áreas en las que tengo que cambiar para empezar a actuar sin aplazar. Te doy gracias y te bendigo en el precioso nombre de Jesús. Amén”.

 

Versículo, “Lleven ahora a feliz término la obra, para que, según sus posibilidades, cumplan con lo que de buena gana propusieron”. 2 Corintios 8:11 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónDe la abundancia de nuestro corazón
Siguiente Publicación¡La oración tiene poder!