Buen Día – Del Desánimo a la Victoria

En la Biblia podemos darnos cuenta de que incluso las personas llamadas y escogidas por Dios para sus planes, lucharon frecuentemente contra el desánimo.

Las circunstancias de la vida conducen inevitablemente a sentimientos de dolor, soledad y abatimiento.
Y el pueblo de Dios no es inmune a este tipo de sentimientos amargos, pero lo que estos hombres y mujeres de la Biblia nos presentan es un ejemplo sobre ¡qué hacer cuando nos encontramos en tiempos difíciles!

En el primer libro de Samuel, capítulo 30, leemos como el pueblo de Israel de bajo el liderazgo de David experimentaron una gran perdida, los amalecitas se habían llevado a todas las mujeres y los niños, habían destruido y quemado el lugar y se apropiaron de todas las riquezas, y dice en el verso 4 que “Entonces David y la gente que estaba con él alzaron su voz y lloraron, hasta que no les quedaron fuerzas para llorar”. (LBLA)

Sentir dolor por las pérdidas es normal, entristecerse por lo que hemos perdido es normal, pero no es este un estado de ánimo que deba permanecer o incluso quedarse como un vacío que no se pueda superar. Porque el sentimiento de tristeza y el dolor amargo se pueden superar.

En el verso 6 del mismo libro, leemos “Y David estaba muy angustiado porque la gente hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba amargado, cada uno a causa de sus hijos y de sus hijas. Mas David se fortaleció en el Señor su Dios”

Dos reacciones hay en este relato del verso 6, por un lado, muchos de los hombres estaban muy atribulados y se quedaron en la pena y el dolor, tanto que querían apedrear a David, lo que le puso más peso de angustia a este hombre, pero por otro lado, dice que David no se quedó en ese estado de angustia, ni tampoco se quejó, ni se quedó estancado en el recuerdo, sino que, por el contrario, se levantó y buscó la guía de Dios, y el Señor le respondió.

En el verso 8 de 1ª de Samuel que dice “Y David consultó al Señor, diciendo: ¿Perseguiré a esta banda? ¿Podré alcanzarlos? Y Él le respondió: Persíguelos, porque de cierto los alcanzarás y sin duda rescatarás a todos. (LBLA)

Cuando todo estuvo en su contra, David buscó al Señor, y se fortaleció en Él, además encontró respuesta a sus inquietudes, porque Dios lo iba a llevar de la angustia a la victoria.

Esto es precisamente lo que todos debemos hacer en nuestros momentos de desánimo, “buscar a Dios”. Pasar tiempo con el Señor, pidiendo por su revelación, para recibir de su dirección.

Y, tal y como lo hizo Dios con David, lo hará con nosotros, puesto que Él no solo consuela al corazón roto, sino que cambia las circunstancias.
Este es el Señor a quien nosotros honramos, es el Dios misericordioso y bueno que nos entregó a su hijo para que fuera sacrificio para nuestra redención, Él quiere que salgas de tu angustia y que le entregues todo dolor, para darte fortaleza, respuesta y victoria.

Oremos “Amado Padre celestial, he pasado por momentos de dificultad, de amargura y dolor. Te pido que me fortalezcas, te busco para que me guíes y me muestres el camino de la victoria. Renuncio a vivir en el dolor y en la queja y me acerco a ti en humildad y fe, creyendo que me levantaras, lo creo en el nombre de Jesús, Amén”

Versículo, “…Más David se fortaleció en el Señor su Dios” 1 Samuel 30:6(b) (LBLA)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior Publicación1 Pedro 4:10 #LBLA @ibcrd
Siguiente Publicación5 Imagenes de confianza en el Señor

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.