Buen Día – ¿Demasiado Ocupados? (con audio)

Ocupaciones, distracciones, planes, afanes. Hacen que se olvide o que se deje a un lado la vida de oración.
No se cual sea tu caso, pero lo que si se es que en los momentos de dificultad o de necesidad lo primero que buscas hacer es orar, y orar intensamente.
Pero ¿luego de recibir la respuesta o el milagro? ¿Qué paso con la oración?

Ten en cuenta esto, “Nunca podemos estar demasiado ocupados como para no orar, porque la oración hace que nuestra vida sea mucho más eficiente, efectiva, enfocada y empoderada”.
¿Por qué?, simple, porque rendimos nuestra vida, familia, planes, negocios, al Señor.

No esperes a tener un problema o dificultad para volver a orar.
Aprende y aplica esta enseñanza de hoy.  Te repito “nunca debes estar tan ocupado, que no tengas tiempo para orar”

Si durante el día tienes muchas cosas en el corazón y en la mente, o te enfrentas a circunstancias abrumadoras, no trates de manejar estas cosas por ti mismo. Busca a Dios en oración, porque Él te dará la sabiduría y la guía que necesitas.
Es triste, pero la generación actual no entiende, no ha recibido la revelación de esta verdad.

Hay una alabanza que dice “Este es el día, este es el día que hizo el Señor”; que quizás tu conozcas, y tal vez la cantes, pero la pregunta será “Si este es el día del Señor, ¿por qué no vas y hablas con El sobre este y todos los días?”
La realidad es que hacemos muchas cosas en los días que Dios hizo pero que Él no planeó para nosotros, así que debemos pedirle por la revelación de Su agenda para nosotros.

Saca tiempo para orar. Te repito, Saca tiempo para orar. Este tiempo aclarará tu mente, te dará fortaleza, eliminará tus temores y recibirás la guía para tener un buen día
Jesús lo hizo, para dejarnos el ejemplo de lo importante que es pasar tiempo con el Padre.
No lo postpongas, no te quedes sin hablar con tu Padre Celestial. Si El es tu prioridad, el primero, entonces hazlo tu prioridad diaria mediante la oración.

Oremos, “Amado Señor, ayúdame a tener la revelación de que mis propios esfuerzos se pueden desperdiciar si recibo tu guía y tu fortaleza diaria. Te pido que me reveles la agenda que tú quieres para mi día, lo pido en oración, en el poderoso nombre de Jesús, Amén”.

Versículo “Por la mañana, Señor, escuchas mi clamor; por la mañana te presento mis ruegos, y quedo a la espera de tu respuesta”. Salmos 5:3 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónImagenes: 1 Corintios 1:18 #LBLA @ibcrd
Siguiente PublicaciónEl pensamiento del Día