Buen Día – Desintoxicación – Parte 2

atreveteComenzamos ayer una serie de artículos sobre el tema de la desintoxicación, el cual lo estamos aplicando al alma y al espíritu. La primera propuesta de desintoxicación fue de la amargura; aplicando el perdón, el cual tiene el poder para erradicar la amargura del alma.
Hoy quiero reflexionar sobre otra forma de intoxicarnos, que es algo tan sutil que la mayor parte del tiempo no somos conscientes de ello, esto es: “las cosas con las que convivimos todos los días”.
Hago referencia a las imágenes, las palabras, los pensamientos, las tendencias filosóficas, que llegan a formar parte de nuestro estilo de vida y que, aun sin darnos cuenta, van ahogando la vida espiritual, la vida que Jesús estableció en nosotros; le quita nutrientes a la semilla de fe, apaga el deseo de buscar a Dios como el primero en nuestra vida.
Es fácil para las personas regresar a la forma de vida de antes de venir al Señor, porque ese mundo es atractivo, es fácil de seguir, está lleno de entretenimiento para los sentidos y muy alejado de las cosas celestiales. Es por eso que se nos advierte en la Palabra de Dios que “no debemos amoldarnos a este mundo sino que debemos ser transformados mediante la renovación de nuestra mente”. (Romanos 12:2)
En el alma somos lo que pensamos. La realidad es que a veces es difícil de dejar o abandonar o renunciar o superar la manera de vivir que hemos heredado y que ha formado parte de la rutina personal por muchos años; es por eso que necesitamos el poder del “Dominio Propio” que nos proporciona el Espíritu Santo, para no consumir, ni aceptar en nuestra mente ni pensamientos, ni filosofías que nos contaminen.
Oremos hoy para pedir por sabiduría y dominio propio para aprender a discernir y tomar las decisiones que le convienen a nuestra vida espiritual.
“Señor, hoy vengo ante ti a entregarte este día, sabiendo que en tus manos será un gran día; te pido que me ayudes a ser una persona sabia, que tu Santo Espíritu fortalezca en mí el dominio propio para hacer solo aquello que esté acorde con Tu Palabra. Te pido Señor que me ayudes a desintoxicar mi alma, mi mente y mi cuerpo para vivir a tu manera, lo pido y declaro en el nombre de Jesús, Amen”
Versículo: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Romanos 12:2 (NVI)
Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com