Buen Día – Dios todo lo puede (con audio)

He sido testigo, tanto en mi vida, como en la de otros cercanos a mí, que cuando pasamos por momentos que desafían la vida nos empezamos a sentir tristes o incluso sin esperanza.
Es durante estos días que es fácil caer en la trampa de hablar solo del problema, pensar solo en el problema y declarar con la boca mal que nos podemos estar sintiendo.

Pero he aprendido, y hoy te transmito este mensaje de fe, “sea cual sea la situación que estés enfrentando, no te desanimes, ni renuncies, porque Dios es quien tiene la última palabra”
Lo que te quiero decir, es que para que las cosas empiecen a cambiar tu necesitas cambiar tu enfoque, deja de mirar lo grande del problema y empieza a ver a Dios resolviendo el problema.

La Biblia, en el evangelio de Lucas capítulo 18, nos deja saber que Jesús habló con un hombre importante y muy rico, quien no pudo creer que, dejándolo todo y enfocándose en el Señor podía heredar la vida eterna, así que este hombre se alejó muy triste porque amaba más al dinero que a Dios; entonces los que estaban con Jesús le preguntaron qué ¿cómo iba a suceder esto?,  a lo que el Señor les respondió  “Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”.

Y es que no hay nada imposible para Dios, dilo en voz alta, “No hay nada imposible para Dios”, repítelo una vez mas “no hay nada imposible para Dios”
Lo que aprendemos aquí es que hay que dejar lo que nos quita el enfoque de Dios, sea el poder, la ambición, las riquezas, pero también los problemas, las enfermedades, o lo que falta. Porque todos estos son barreras para acercarnos al Señor.

Cree y habla sobre lo grande que es Dios. Actúa en fe y exprésate con palabras de fe; por ejemplo, todos los días diga, “Señor, hoy coloco mi vida y la de mi familia en tus manos, sé que me amas y que actúas en mi vida, confió totalmente en ti, creo que no hay nada imposible para ti, por eso coloco mi vida, familia, pertenencias y situaciones en tus poderosas manos”
A esto lo quiero llamar “proclamar tu fe”

Enfócate en la guía del Señor para tu vida y coloca todo lo que hay a tu alrededor como secundario, que el primero y más importante para ti sea Dios

Oremos, “Amado Padre celestial, gracias por afirmarme en tu palabra. Creo en ti y creo que no hay nada imposible para ti, hablo en fe, declaro en fe y vivo por fe. Decido vivir por fe y no por lo que veo, lo creo y declaro en el precioso nombre de Jesús. Amén”

Versículo “Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.” Lucas 18:27 (RVR1960)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónCristo Te Ama
Siguiente PublicaciónEs mejor soñar y fracasar, que no soñar