Buen Día – Dispuestos para el encuentro (con audio)

Hay encuentros que nos alegran la vida, son citas con personas que para nosotros son muy especiales.
Es por eso por lo que cuando tenemos una cita con alguien muy especial nos tomamos el tiempo y el esfuerzo por hacer que ese encuentro sea algo inspirador, que impacte y que cumpla el propósito para el cual nos pensamos reunir.
¡Cuánta alegría hay en el corazón cuando la reunión se lleva a cabo y el resultado es el esperado!… pero ¡cuánta tristeza hay cuando el invitado no llega!

Dios está siempre dispuesto para nosotros, nos hace la invitación para tener un encuentro con Él diariamente. Como Él es Dios, lo que prepara es muy, pero muy especial para nosotros, porque Él es el más grande dador del universo, en Él todo es bendición, favor y gracia.
¿Es esto claro para ti?; si la respuesta es afirmativa, entonces ¿Por qué no apartas el tiempo para tener ese encuentro maravilloso con el Dios creador de todas las cosas?

Cuando nos acercamos al Señor, el poder del Espíritu Santo se activa en nosotros, nos hace sensibles a las necesidades de los demás y nos prepara para nuevos retos y niveles más profundos de fe.
Únete al Señor y a Sus planes llenos de propósito y de vida; acércate a Él para recibir instrucción, confía en Jesús, Él es el mismo ayer, lo es hoy y lo será mañana.

Cuando Él reina en ti, tú sabes cómo obedecer y cómo trabajar en acuerdo con Su voluntad, con Su poder, Su luz, y Su vida.

¡Cuán generoso es Dios, tan especial que espera que tengamos un encuentro con El diario! !Él ha preparado la mesa para que cada reunión sea algo especial!

No dejes de acudir a esta importante, poderosa y necesaria cita.

Oremos “Señor hoy acudo a ti, en humildad, pero expectante de lo que tú tienes para mostrarme. Acepto tu invitación, recibo tu Palabra, la atesoro en mi corazón porque se que hoy he aumentado mi fe en ti, lo creo y lo declaro en el precioso nombre de Jesús, Amén”

Versículo: “Reconozcan que el Señor es Dios; él nos hizo, y somos suyos. Somos su pueblo, ovejas de su prado”. Salmos 100:3 (NVI)

Buen Día
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónDesvelados en Persia
Siguiente Publicación¡Resiste, la victoria está cerca!