Buen Día – Efectivo control de las emociones


Es totalmente claro que las emociones juegan un papel fundamental en la forma en que pensamos y por ende en nuestro comportamiento.
Se puede decir que son como “un arma de doble filo”; puesto que por un lado pueden ser nuestras aliadas para vivir plenamente, crecer y progresar; o, por otro lado, pueden producir un profundo estancamiento y sean perjudiciales para nuestra vida y la de las personas a nuestro alrededor.
De acuerdo con los estudios psicológicos, existen tres componentes básicos en las emociones; un “componente subjetivo” que es la forma cómo se experimenta la emoción; un “componente fisiológico” que es la manera cómo el cuerpo reacciona ante la emoción; y un “componente expresivo” equivalente al cómo es el comportamiento en respuesta a la emoción. La manera en la que se mezclan estos tres hará que la persona tenga la predisposición a crecer o a estancarse.
Todas las emociones son necesarias, Dios nos dotó con ellas. Pero, controlar las emociones negativas es básico para desarrollar nuestras propias potencialidades.
Es realmente difícil tener control permanente sobre las emociones, por ello es que necesitamos la ayuda del Espíritu Santo; aunque la sanidad comienza con la evaluación personal de aquellas emociones que nos resultan edificantes y de aquellas que producen reacciones y actitudes perjudiciales.
En el libro de Proverbios 17:22 dice “El corazón alegre es buena medicina, pero el espíritu quebrantado seca los huesos” (LBLA). La alegría y el gozo son expresiones que ayudan al cuerpo y al espíritu a tener una mejor disposición ante la vida.
En Gálatas capítulo 5 verso 16 en adelante se presenta una lista de lo que es perjudicial para la vida, entre ellos están las siguientes emociones, “celos, iras, contiendas, disensiones, envidias”. Y el remedio para éstas y todas las emociones negativas que malogran una vida está también contenido en los versos 22 y 23 del mismo capítulo que dice “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza…”
La respuesta es el fruto del Espíritu que crece y madura en nuestro interior ayudándonos a controlar nuestras emociones negativas.
Te motivo para que evalúes y le pidas el Espíritu Santo que te ayude a controlar tus emociones negativas.

Versículo “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley”. Gálatas 5:22 (LBLA)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com