Buen Día – El poder de cuidar la lengua (con audio)

Fue el sabio Rey Salomón quien escribió el famoso proverbio que dice: “La muerte y la vida están en poder de la lengua”, que está en el libro de los Proverbios capítulo 18, verso 21; y que demuestra que este hombre tuvo la comprensión total del poder que hay en las declaraciones que se hacen.

Hoy en día muchas personas no cuidan su lenguaje, son acelerados para hablar, y sin saberlo están atrayendo al mal hacia sí mismos, sus palabras son de amargura, ira, celos, contienda, envidia, y temor.

Usted, apreciado lector, si no ha controlado su manera de hablar, sabrá cuál es el resultado de hablar lo incorrecto, de no contenerse al soltar palabras que no edifican, el cual es, o que están solos o que se están quedando solos.
Es totalmente claro que nadie quiere convivir con una persona que no sabe controlar su lengua. Se producen muchos divorcios, rupturas de relaciones entre los padres y los hijos, se rompen las sociedades, las amistades se acaban por el manejo inadecuado de las palabras.

Acorde con el proverbio solo hay dos opciones, o las palabras destruyen o edifican.

Cuando una persona no le ha entregado su temperamento al control del Espíritu Santo, entonces sus emociones van a estar mal encaminadas, le van a gobernar haciendo que sea su temperamento agresivo y acelerado el que domine esa vida; lo que va en contravía de la vida plena que Dios tiene para esa persona y los que están a su alrededor.

Por otro lado, quienes saben que son susceptibles a empezar a hablar sin control y le han entregado sus emociones al Señor, reciben la advertencia del Espíritu Santo quien les advierte antes de actuar. Pero al final es una decisión personal.

Que sea hoy el día de la libertad, en el que usted comprende que en su boca está “el poder de la vida y de la muerte”, en otras palabras “de construir o de destruir”

Sea prudente, deténgase antes de hablar y pídale al Espíritu Santo que le de las palabras y la actitud correctas para ese momento. No se rinda hágalo hasta que logre la Victoria sobre su lengua.

Oremos “Señor amado, coloco mis emociones, mi mente y mis palabras ante ti, te pido Señor que me des la capacidad de controlarme para no herir a los demás. Renuncio al descontrol emocional y a las palabras de muerte, lo creo y declaro en el nombre de Jesús, Amén”

Versículo: “La muerte y la vida están en poder de la lengua; Y el que la ama comerá de sus frutos”. Proverbios 18:21 (RVR1960)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónNo conformarse con pequeñas victorias
Siguiente PublicaciónEl perdón te hace libre