Buen Día – El Poder de la Gratitud

Un tema que debería ocupar nuestra vida en todo momento es el de la gratitud.
Gratitud y queja no son compatibles, no provienen del mismo espíritu.

En la Biblia en la carta de Santiago capítulo 3 versos 11 y 12, se explica esto con claridad, dice así, “¿Acaso puede brotar de un mismo manantial agua dulce y agua amarga?. ¿Acaso una higuera puede dar aceitunas o una vid, higos? No, como tampoco puede uno sacar agua dulce de un manantial salado” (NTV)

Es totalmente claro, no pueden coexistir el agradecimiento y la queja.

Cuando el fruto del Espíritu Santo se revela en el corazón de un cristiano, entonces la vieja naturaleza queda atrás, esto significa que el Señor ha tomado el control del ser interior, y, por lo tanto, recibimos la certeza de que Dios está con nosotros y en nosotros.

Solo de esta forma se puede estar agradecido con Dios por lo bueno, por lo difícil y por lo malo que pueda pasarnos, porque, “el Dios que habita en nosotros nos da la certeza de que se cumplirán sus promesas de victoria”.

En la primera carta de Pedro, capitulo 5, verso 6, dice “Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo”. (NVI)
Nunca se ha tratado en la vida del merecimiento humano, sino de la operación de la voluntad de Dios en nuestras vidas.

Ni la queja, ni el orgullo, tocaran el corazón de Dios. Pero la humillación ante Su soberanía, es decir, el rendir nuestras vidas a Él, alejándonos voluntariamente del mal, con la determinación para no volver atrás, entonces traerá a la vida la bendición y el favor de Dios.

Cuando tienes esta revelación ya no necesitas que la oración sea respondida para estar agradecido. Ya necesitas que las cosas funcionen como las has planeado para estar agradecido.

El Señor te creó para estar agradecido. Un corazón que es agradecido es libre para amar la vida, para disfrutarla, incluso en las cosas pequeñas, aparentemente insignificantes, porque tienes la sensibilidad de agradecer por lo impactante, poderoso y grandioso, pero también por lo pequeño que muchas veces pasa desapercibido.

Quizás por esto dijo el Apóstol Pablo “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. 1 Tesalonicenses 5:18 (RVR60)

Medita en esto, “en un corazón que es agradecido, se encuentra el tesoro de la alegría que todo el mundo busca”. Que de tu fuente solo salga el agua dulce del agradecimiento.

Oremos “Amado Padre celestial, gracias por tu infinita bondad, por mostrarme que debe ser fuente de la que emanan palabras de agradecimiento. Te pido que me ayudes a ser un espejo de Tu voluntad, que pueda ver los pequeños regalos de bien que me das cada día; tu amor y benignidad son muy grandes, lo creo en el Nombre de Jesús, Amén”

Versículo “¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada?. Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce”. Santiago 3:11-12 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

YouBlessing

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com