Buen Día – Espíritu de restauración

Un principio que debemos comprender es el de que “con la misma medida con la que medimos seremos medidos”; esto lo dijo Jesús y lo encontramos en el evangelio de Mateo capítulo 7, verso 2.

¿Cómo reaccionas tu cuando alguien cae en pecado?, ¿cuándo ha mentido?, o ¿Cuándo ha caído en un vicio de alcohol que no ha podido superar?, o ¿en adulterio?, insisto ¿Cómo reaccionas tu?
Digo esto porque es fácil señalar a quien se ha equivocado. Alguien comete un error, cae en desgracia, recae en un vicio, etc., entonces se le juzga, señala y hasta se le retira la amistad,  pero Dios nos pide que hagamos otra cosa.

Una de nuestras responsabilidades como cristianos es contribuir en la restauración de quien ha tropezado. En Gálatas capítulo 6, versos 1 y 2, Pablo es claro en la instrucción para los cristianos, cuando declaró que “si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado. Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo”. (NVI)

La palabra “espirituales”, se refiere a los cristianos, a quienes han recibido al Espíritu Santo que viven bajo Su guía. Hago énfasis en esto porque quien no tiene al Espíritu Santo no podrá fácilmente perdonar, ni ayudar al caído.

Dice la escritura que debemos restaurarlo con actitud humilde, es decir dejando el orgullo, la critica y la cantaleta a un lado, más bien acercando a esa persona para que pueda recibir del amor de Dios. Tal vez hasta aquí alguien me diga “yo le he intentado, pero no he podido, ¿Cómo perdonar todo el daño que me han causado?”; y si yo le diera una respuesta natural le diría, imposible; pero aquí no estamos tratando con pensamientos humanos, ni teorías de la psicología humana, sino con poder de Dios. Puesto que lo que no podemos alcanzar con las capacidades naturales lo podemos lograr con el poder Sobrenatural de Dios.

Me llama mucho la atención cuando Pablo dice “Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado”; haciendo una clara referencia a que no debemos juzgar al que ha caído, porque nosotros mismos podemos caer.

Piensa en esto “mientras estemos en un cuerpo humano tendremos tentaciones humanas y del diablo”; así que, mejor órele al Señor, pídale que le de fuerzas y sabiduría para restaurar al caído y clame para tener la fuerza de voluntad para que tu no caigas en las tentaciones.

Finaliza Pablo diciendo, que seremos obedientes a Cristo, si nos ayudamos mutuamente en nuestras cargas.

Si alguien ha caído, o si tu caíste, te puedes levantar con el poder del Espíritu Santo.

Oremos “Señor, gracias por mostrarme que nunca debo juzgar ni criticar a quien ha caído en pecado. Sino que por el contrario debo ser un instrumento tuyo para brindar perdón y restauración. Señor dame fuerzas para no caer en la tentación, líbrame del mal y lléname de amor y humildad para darle a quien lo necesite, lo pido en el Nombre de Jesús, Amen”

Versículo “Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado.  Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo” Gálatas 6:1-2 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónPredica en Vivo – Dios te Librará
Siguiente PublicaciónHebreos 11:1 #LBLA @ibcrd

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.