Buen Dia – Excelencia en la obra


Cuando observamos la manera como opera el mundo empresarial nos damos cuenta de que los trabajos son cada vez más especializados y también muy competidos; esto quiere decir que solo aquellos que actúan en excelencia van a lograr mejores posiciones.
¿Y en la obra de la Iglesia?, ¿dónde está la excelencia?; pareciera que, a medida en la que se gestan negocios con excelencia, la iglesia estuviera estancada en la mediocridad.
Por eso, hoy le hago un llamado de atención a todos los pastores, lideres, servidores y cristianos en general, para que revisemos la manera en la que nos estamos relacionando con Dios; la forma en la que operan las congregaciones y la calidad de la entrega y servicio a la obra del Señor.
Para lograr ser más excelentes como servidores del Señor, podemos decir que:

Primero, se necesita orar más y pasar más tiempo meditando la Palabra de Dios; así pues, quienes “caminan una milla extra” verán crecimiento y madurez en su relación con el Padre Celestial. Esto implica hacer altos en la agitada agenda diaria para orar, leer las Escrituras y meditar en ellas.

Segundo, se debe servir con amor y dedicación, las personas que aman sinceramente al Señor no tienen pereza, ni colocan excusas para servirle; por el contrario, son proactivos y van un paso más allá; es decir, actúan antes de esperar que les digan que hacer.

Tercero, anhelan crecer más; buscan formas de seguir aprendiendo, creciendo y mejorando de manera integral; primero como cristianos, luego como miembros de una familia y luego como parte integral de una sociedad que reclama hombres y mujeres de valor.

Y cuarto, buscan compartir y dar de lo que han recibido; un cristiano comprometido comparte la Palabra de Dios con todos los que están a su alrededor, no tienen temor, saben que Dios los está respaldando, que el Espíritu Santo los guiara para dar las respuestas correctas y para tener las palabras adecuadas para compartir el evangelio.

Seamos excelentes en todo lugar, busquemos primero el Reino de Dios y su Justicia, pero luego, actuemos en consecuencia en todo lugar donde estemos, ya sea en el hogar, en el trabajo o en cualquier otro lugar que visitemos para que las personas puedan ver el reflejo de Jesús en tu vida.

Versículo “Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad”. 2 Timoteo 2:15 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Si te gustó esta publicación, por favor compártela. Suscríbete a nuestro Canal de Youtube. También estamos en Facebook y Twitter.

¿Qué opinas acerca de esta publicación? Comenta!