Buen Día – Fe para Nuevos Comienzos (con audio)

Es normal sentirse mal cuando algo que hemos planeado no se logre; o porque lo que estamos esperando no llega. Pero no es normal quedarse allí aferrado al fracaso y a lo que no ha funcionado.
He conocido personas que se sienten muy mal porque en largo tiempo no hay tenido progresos significativos en su vida, no han logrado grandes cosas, o que su vida en los últimos años no ha cambiado significativamente.
Creo que para muchos el problema radica en que no tienen fe.
Incluso me atrevo a asegurar que, aunque dicen creer en Dios no tienen fe en el poder que Él tiene para cambian las situaciones.

Estas personas han estado teniendo una actitud negativa, han hecho pronósticos desfavorables, se ven envueltos en situaciones que son desventajosas y esto les ayuda a justificar su comportamiento. Los pudiéramos llamar “los creyentes del no se puede”, o también los declaradores de “esto es muy difícil” y otra serie de malos augurios. Su mente, sus emociones y su cuerpo están completamente centrados en sus creencias negativas, dudas interminables, como también se encuentran atrapados, encarcelados y detenidos en el tiempo. Probablemente creyendo lo que alguna persona alguna vez les sentenció, o le hizo sentir; algo que fue tan impactante que les afectó su capacidad para amar y para creer; tal vez en su casa, en la escuela o con sus amigos quienes de forma intencional o no le dejaron un hueco en la fe, quebrantaron la capacidad de creer.

Hoy vengo a declarar para todos, que se despierta un “espíritu de nuevos comienzos”, cargado de fe, con una “mente libre” que es aquella que cree que “si se puede”.

Te recuerdo que cuando estás pensando que algo es muy difícil y que no crees que sucederá, te estás encarcelando voluntariamente en un ciclo de fracaso. Y condenas tu vida a resignarse donde nada se puede. Por el contrario, cuando crees y actúas, el milagro comienza a ocurrir, aparecen las oportunidades, y todo lo que necesitas se te va acercando de la mano de Dios.

No importa que ahora no tengas recursos. Lo que importa es que creas que podrás hacer algo, porque cuando nace la fe, comienzas a ver las posibilidades por todos lados; sabes que sí se puede hacer, que, sí se puede llegar, sabes que Dios te ayudará en el proceso y te asistirá en todos los imposibles; pero todo nace en la activación en tí de la fe del tamaño de un grano de mostaza. Te invito a creer que, si se puede, que pones tu fe en Dios, sin dudar; te digo que sí se puede cuando tienes fe en tu capacidad, la que Él te dio, se puede, y se puede mucho, mucho más de lo que eres capaz de imaginar.

Oremos: “Amado Señor, afirmo mi fe, creo en ti, en Tu Palabra; creo que me has dotado con las capacidades para realizar lo que me has llamado a hacer. Declaro que empiezo a ver las cosas que no son como si fueran y que Tú harás el milagro de aquello que yo no alcanzo a lograr, lo creo en el precioso nombre de Jesús, Amén”

Versículo: “En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo”. Efesios 4:23-24 (RVR60).

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com