Buen Dia – Ganar o Perder

A muchas personas desde niños les han enseñado que fallar en algo, que no alcanzar una meta, es sinónimo de derrota. Se ha creado lo que podemos llamar como “un espíritu competitivo” en el que ganar es la única posibilidad. Pero en la vida cotidiana no es así, la vida tiene altos y bajos, momentos en los cuales ganamos, pero otros en los que también vamos a perder.

Aunque no queramos algún día vamos a fracasar o a fallar en algo que estemos haciendo; la verdad es que nadie quiere fracasar, pero, -créalo o no- los fracasos son necesarios.

Usted se preguntará “¿Por qué son necesarios los fracasos?”, bueno, puesto que por medio de ellos aprendemos lecciones que de otra manera quizás no entenderíamos ni valoraríamos.

Hay personas que cuando el fracaso ocurre se frustran y se hacen a un lado actuando como víctimas de la vida; pero a los hijos de Dios se nos invita a que cuando fallemos en algo nos levantemos y sigamos adelante.

En la Biblia Jesús cuenta la parábola de la viuda insistente y el Juez (Lucas 18:1-8), se trata de una mujer que reclamaba justicia ante un juez que “no tenía ni temor de Dios, ni respeto por las personas”, pero que ante la insistencia de la viuda declaró: “…como esta viuda no deja de molestarme, voy a tener que hacerle justicia, no sea que con sus visitas me haga la vida imposible” (Lucas 18:5).

Como la viuda persistente debemos ser nosotros, capaces de no desfallecer ante la adversidad o el fracaso, sino más bien buscar más de Dios, creer en las promesas hechas en Jesús, sabiendo que Él no ha terminado la obra en ti, ten presente que: “El Señor es siempre fiel, El nunca miente. Nos ha dado Su Palabra, que en Jesús tenemos entrada al trono de la gloria de Dios, y que la obra de la cruz fue completa, agrega además que todas las cosas ayudan para bien a los que aman a Dios”. Así que, si has fallado, levántate y sigue adelante, hay mas de Dios para ti.

Te invito a que hagamos juntos esta oración para no desfallecer, “Señor, Gracias por ser un Dios fiel que me fortalece en los momentos de debilidad. Sé que siempre cuento con Tu presencia y ayuda. Dame la capacidad para ser perseverante y entender que los fracasos son la escuela de la vida para crecer. Quiero ser como tú que eres persistente para con Tus buenos propósitos en mi vida. Te pido me ayudes a ser persistente en ir en pos de Ti y Tu Palabra, lo pido y declaro en el nombre de Jesús, Amén”.

Versículo “Que el Señor los lleve a amar como Dios ama, y a perseverar como Cristo perseveró”.  Tesalonicenses 3:5 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com