Buen Dia – Habilitados para la buena vida


En el deporte de alto rendimiento, los entrenadores trabajan duro con los jugadores para desarrollar en ellos las habilidades necesarias para ser exitosos en el deporte que practican. Son miles de deportistas que sueñan con participar en los equipos profesionales, pero son pocos los que lo consiguen, podemos decir que los que lo logran usan una mezcla de habilidad natural con entrenamiento arduo. Ellos han aprendido que la práctica, la repetición y el esfuerzo concentrado dan resultado.

Otros se rinden porque no están dispuestos a sacrificarse por perfeccionarse, quizás se sienten incapaces o incompetentes.

Es igual en la vida cristiana, creo que muchas personas se sienten indignas porque ponen demasiado énfasis sobre sus fracasos, en vez confiar en la restauración que Dios da a todos por igual.
Es fácil reconocer en los personajes bíblicos sus logros, pero pocos conocen la historia detrás de esos logros, sus luchas, dificultades e incapacidades, en las cuales el Señor se glorificó dándoles la victoria que en fe consiguieron.

Por ejemplo: ¿Sabías que Moisés tenía mal genio, al igual que los apóstoles Pedro y Pablo; y muchos otros que aparecen en la Biblia?; ¿Qué Jonás fue rebelde y actuó en contra de lo que Dios le pidió?; ¿Marta la hermana de Lázaro, los amigos de Jesús, se enfocaba en las cosas que no eran importantes para el Señor?

Te recuerdo que, Dios es rápido para perdonar y olvidar a pesar de todo lo que hayamos hecho mal. Él es un Dios perfecto que sabe que nosotros somos imperfectos.

No te limites por tus errores, más bien, dile a tus incapacidades que tienes un Dios que es capaz, ilimitado, todo poderoso, sin mancha, perfecto, que te ama y que desea que te dispongas para Él. Convierte a Jesús en tu mejor entrenador, te aseguro que, si te enfocas en Él y eres obediente, te esfuerzas y estás dispuesto(a) a sacrificarse por perfeccionarte, entonces Él sacará lo mejor de ti.

Versículo: “Cualquiera que se extravía, y que no persevera en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios, pero el que persevera en la enseñanza de Cristo sí tiene al Padre y al Hijo. 2 Juan 9 (RVC)

Buen Dia
JUan  C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com