Buen Día – Háblame que te escucho

TE ESCUCHO SENOR
Los teléfonos inteligentes son una gran herramienta de comunicación y de trabajo el día de hoy. Algo que he notado es que estamos a la espera atenta de la llegada de algún mensaje. Cuando suena la notificación o se enciende una pequeña luz miramos para saber quién nos escribió y qué quiere decirnos. A veces, cuando no han llegado los mensajes, se revisa el teléfono con la inquietud de saber si alguien ha escrito. Esta práctica se ha vuelto una costumbre y los psicólogos la llaman “el síndrome de la sensación de tener un mensaje”.

En la Biblia se narra la historia de un joven llamado Samuel quien servía al Señor bajo el cuidado del sacerdote Elí; pero una noche Samuel escuchó una voz que pronunciaba su nombre, y pensó que era Elí, cuando se le acercó, éste le respondió que no le había llamado que se acostara de nuevo; pero la misma situación ocurrió una segunda y una tercera vez, en ese momento Elí se dió cuenta de que Dios estaba llamando a Samuel y le explicó cómo debería responder; así que cuando el Señor lo llamó por cuarta vez, “Samuel dijo: Habla, porque tu siervo escucha(1 Samuel 3:10).
¡Que maravilloso relato!… El Señor llamando a su siervo.
¿Cómo sería la vida de todos si estuviéramos más pendientes de la voz de Dios que del mensaje de otros en nuestro teléfono?; para Samuel la actitud de estar alerta ante la voz de Dios se convirtió en un patrón básico para su vida.

Te pregunto: ¿Estás hoy escuchando la voz de Dios cuando te habla?, ¿Estás más pendiente de la vibración de un teléfono móvil que de la voz suave y apacible del Señor que nos llega a través de su Palabra y de su Espíritu?
Oro para que el Espíritu Santo nos ayude a que, como Samuel, aprendamos a escuchar y a discernir la voz del Señor para responderle: “háblame Señor que te estoy escuchando”.

Oremos: “Señor, gracias por hablar a mi vida, quiero disponerme para escucharte, colocar tu voz y tu llamado por encima de toda tecnología, de toda distracción y de toda voz que me impida escucharte. Aquí estoy Señor, te escucho. Lo declaro en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo: “Entonces el Señor se le acercó y lo llamó de nuevo: ¡Samuel! ¡Samuel!; —Habla, que tu siervo escucha, respondió Samuel.” 1 Samuel 3:10 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com