Buen Día – Intenciones del Corazón


¿Es ineficaz la oración o es falta de transparencia y rectitud de quien eleva la oración?
Se tiende a pensar que el resultado de la oración tiene que ver con la forma en la que se ora, pero la realidad tiene más que ver con el estado interior de quien está orando.

Veo que las personas hoy en día quieren ver el resultado de una serie de acciones “religiosas” como si fueran fórmulas mágicas que los lleva a obtener una respuesta de Dios; pero Él no funciona así.

Esto equivale a quien pinta el exterior de su casa mientras que el interior puede estar en ruinas solo para mantener una buena apariencia.

Tres reflexiones sobre la vida interior:

Primero, el hombre mira la apariencia externa, pero Dios mira el corazón. Dios es omnisciente y no puede ser engañado por una fachada de bondad.

Segundo, nuestro Dios es un Dios en el que “todo es en verdad”. Cuando hay falsedad se vive en la mentira; y ya sabemos que satanás es el padre de la mentira. Jesús debe ser nuestro modelo y no satanás; y

Tercero, si se pretende que todo está bien cuando no lo está, te privas de la oportunidad de ser atendido(a) y sanado(a) por un Padre restaurador.
Dios dice que no recibimos porque no pedimos y porque pedimos mal. (Santiago 4:3)

Tenemos que admitir que tenemos una necesidad de ser personas transparentes y que hacemos lo correcto, aunque sigamos siendo imperfectos y que a veces nos equivoquemos; pero “errar es muy diferente que ser hipócritas”.

Guarda esto en tu corazón y aplícalo, “La vida transparente es la única manera en que la luz del Señor brillará a través de nosotros”.

Ora “Señor, ayúdame a vivir de tal manera que los demás te vean brillar a través de mí. Límpiame de cualquier hipocresía. Deja que mi deseo sea siempre complacerte en lugar de impresionar a otros. Solo así podré ser tu testigo ante los demás; lo pido en el nombre de Jesús, Amén”.

Versículo “Y, cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones” Santiago 4:3 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónVersículo del Día – 2 Reyes 6:16 RV60
Siguiente Publicación¡Dios es accesible!