Buen Día – La Primera Acción de la Mañana (con audio)



¿Qué hace cuando abre sus ojos cada mañana?, ¿Da gracias a Dios por el nuevo día?, ¿Declara que Su bendición está con usted y los suyos? o ¿Simplemente se levanta para continuar con la rutina?
Agradecer por el nuevo día y esperar que la bondad de Dios le llegue le prepara para enfrentar las oportunidades y los retos que llegaran. La actitud correcta es asumir que, lo de ayer ya pasó, es decir que sabes ver hacia adelante, dejando en el pasado lo que es pasado; porque ¡Hoy es un nuevo día!.

En la Biblia el Salmo 145 es conocido como “Salmo de alabanza” escrito por David, quien fue pastor de ovejas, rey y hombre fiel al Señor. En el versículo 2 David escribió “Todos los días te bendeciré; por siempre alabaré tu nombre” (NVI).

La realidad es que bendecir al Señor y esperar en Él, son elementos que le harán que pueda realizar cambios en su vida. No conozco su situación, sea buena o difícil, tampoco sé quiénes están a su alrededor, si son personas de fe o son gente negativa que se queja por todo.
Pero sí sé que su decisión de bendecir diariamente al Señor y de alabar Su santo nombre le prepararan para lo que viene.

Recuérdese diariamente lo que está escrito en el Salmo 118, verso 24 que dice “Este es el día que hizo el Señor; Nos gozaremos y alegraremos en él”.

Decídase desde hoy en adelante a usar palabras de fe que hablen bien de su futuro. El Señor está con usted y a su favor. Lo mejor está por llegar. Comience a vivir y a declarar que el bien de Dios le llegará a usted y los suyos. Bendiga y alabe a Dios por siempre.

Oremos: “Señor, gracias por la palabra de hoy, decido bendecirte diariamente y alabar tu nombre. Creo que tienes el poder de cambiar mi situación y así ver tu gracia, ese tu favor inmerecido diariamente, te alabo y bendigo hoy y siempre, lo declaro en el nombre de Jesús. Amén.”

Versículo “Todos los días te bendeciré; por siempre alabaré tu nombre” Salmo 145:2 (NVI).

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónEl pensamiento del Día
Siguiente Publicación¡No te desanimes!