Buen Día – Las promesas de Dios nos bendicen (con audio)

Entender la vida es darse cuenta de que estamos en esta tierra por un propósito, un destino importante que solo lo puede desarrollar cada una persona en particular.

Es importante saber que los propósitos de Dios están fundamentados en Su Palabra y sostenidos por Sus Promesas; son las promesas las que nos hacen sentir fuertes.
En el libro de Salmos capítulo 119 verso 50 encontramos la siguiente declaración, “Tu promesa renueva mis fuerzas; me consuela en todas mis dificultades”. (NTV)

Dios ha prometido muchas bendiciones en su palabra, para quienes las conocen, saben que deben esperar en El Señor el cumplimento de cada una de ellas. Estas dan esperanza, fortalecen la fe y renueva las fuerzas. Porque, “¡Dios no es como nosotros!, No dice mentira alguna ni cambia de parecer. Dios cumple lo que promete”. (Números 23:19 -TLA).

Lamentablemente muchos las desconocen.

Lo que está pasando hoy no es lo mismo que pasará mañana, cada día es diferente, pero lo que cambie depende en gran medida de mi manera de pensar, de lo que decida de hoy en adelante.
Una muy importante, que ha cambiado mi vida fundamentalmente ha sido la de conocer las promesas de Dios para nosotros, esto me llevó a leer las escrituras con una nueva visión, la de la revelación.

Saber que Dios no cambia, que me ama, que desea prosperarme, que su voluntad es buena, agradable y perfecta para mí, me da ánimo y fortalece mi fe. Aunque quizás no esté viendo el milagro completo hoy, ni la promesa cumplida en su totalidad, todos los días me levanto con las fuerzas necesarias para avanzar y tener fe en el cumplimiento y sobreponerme a las dificultades y retos de cada día.

Te invito hoy a renovar tus decisiones y a profundizar en las escrituras sobre las promesas de Dios para ti. Tendrás fuerza y consuelo siempre.

Oremos “Padre, estoy muy agradecido(a) por las promesas contenidas en tu Palabra; gracias por tu generosidad; por la revelación y la sabiduría que infundes en mi ser. Amado Señor, quiero vivir según tus promesas y los principios contenidos en tu Palabra, no según los estándares del mundo. Gracias porque sé que tu voluntad es buena agradable y perfecta. Declaro esto en el precioso nombre de Jesús. Amén”.

Versículo: “Tu promesa renueva mis fuerzas; me consuela en todas mis dificultades”. Salmos 119:50 (NTV)

Buen Día
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónTIEMPO ACEPTABLE Y DÍA DE SALVACIÓN
Siguiente Publicación¿A qué voz escuchas?