Buen Dia – Orar sin cesar


La comunicación constante es la manera más directa para conocer a las personas; así mismo, en la medida en la que se comparte tiempo con ellos, se genera una comunicación más fluida y la relación se fortalece.
La oración es el vínculo de comunicación entre el ser humano y Dios. Nos comunicamos con nuestro Padre Celestial cuando hablamos abiertamente y le abrimos nuestro corazón a Él buscando Su Respuesta, Su apoyo o Su aprobación.

Diariamente los creyentes oramos pidiendo ayuda divina; es por eso que creo que pedirle ayuda al Señor es la oración más común de todas; ya sea que pides por una situación personal, de nuestra familia o que la petición sea por otra persona, hay entonces un clamor diario.

Sea que Dios responda a nuestras peticiones de ayuda o no, la Biblia nos llama a “ser fieles en la oración”. En la primera carta a los Tesalonicenses capítulo 5, verso 17, el apóstol Pablo invita a los creyentes a, en pocas pero poderosas palabras a “orar sin cesar”; es decir, a convertir la oración en acto natural de nuestra cotidianidad; que al igual que comemos tres o más veces al día sin falta, de la misma manera seamos constantes en nuestra comunicación con Dios.
Oramos para, agradecer, alabar, confesar, pedir ayuda; sea cual sea el motivo de oración; esta acción nos conecta con Dios.

Es por medio de la oración que se construye y edifica nuestra relación con Dios.
Es con la oración que el vínculo de unidad se cierra entre Dios y nosotros.

Es claro para todos que cuando tenemos una buena relación con alguien, surgen valores como la confianza y la esperanza; si eso es así en el mundo natural, ¡cuánto más con nuestro Creador y Padre Celestial!; por eso… ¡no pares de orar!

Oremos hoy, “Amado Señor, queremos conocerte más, acercarnos más a ti. Señor coloca en nuestro ser el deseo de orar sin cesar, de hablarte con libertad y de sanar nuestros corazones acercándonos al tuyo. Te pedimos que nos ayudes en nuestras necesidades, colocamos nuestra familia, amigos y a los hermanos de la Iglesia en tus manos, que a todos nos llegue respuesta milagrosa, lo pedimos en el precioso nombre de Jesús, amén”.

Versículo “Orad sin cesar”. 1 Tesalonicenses 5:17 (RVR1960)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com