Buen Dia – Perdón restaurador


Una de las frases más poderosas expresadas por Jesús y que se ha convertido en una frase típica en todo el mundo se dio cuando al Señor se le acercaron maestros de la ley y fariseos para presentarle a una mujer que había sido encontrada en una relación adúltera.

Jesús con gran sabiduría les responde “aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra” (Juan 8:7 – NVI)… todos se fueron y no la apedrearon; pero el Señor fue mas allá, le dijo “tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar” (Juan 8:11 – NVI); en otras palabras, el Señor le mostró misericordia y la perdonó.

Una de las grandes cosas acerca de Dios es su carácter perdonador. En esos momentos en los que hemos cometido un gran error o que hemos pecado miserablemente, en los que se sienten dolores de la culpa y la vergüenza; momentos en los que podemos estar profundamente decepcionados de nuestros actos, el corazón del amor de Dios permanece abierto para nosotros. En tiempos como esos, ¡estamos a un paso del perdón cuando le hacemos la confesión a Él en oración!

¿Cuándo fue la última vez que dijiste o hiciste algo que lastimó a alguien más?
Cuando nos damos cuenta de que nuestras palabras o acciones han dañado a otra persona, lo que más debes anhelar es la gracia y el perdón de ellos.

Hay madurez espiritual y emocional cuando nuestros pecados, errores, debilidades del carácter o malas decisiones son respondidas con bondad en lugar de juicio.
Hay un acto maravilloso y milagroso cuando “el amor cubre el pecado”.

Si Dios nos perdona cuando estamos verdaderamente arrepentidos, ¡Cuánto más nosotros debemos perdonar a nuestros semejantes!; porque “dar y recibir perdón nos hacen ser un verdadero reflejo de la naturaleza de Dios”

“Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad”. (1 Juan 1:9 – NVI)
¡Qué verdad y qué promesa! Este es un verso que trae esperanza y consuelo al corazón del ser humano.

Todos podemos estar seguros del perdón restaurador de Dios. Y debemos ser también un reflejo suyo, perdonando los errores de los demás.

Versículo “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad”. 1 Juan 1:9 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com