Buen Dia – Poder para vencer

La tentación es exactamente la misma ahora para nosotros que para Adán y Eva en el Jardín del Edén. La Biblia enseña que Satanás nos tienta de la misma manera hoy en día que tentó a Jesús a través de su identidad y el afianzamiento a la Palabra de Dios.

La realidad es que “no es un pecado ser tentado”; al fin de cuentas todos somos tentados; pero damos gracias a Dios porque Él siempre nos abre una puerta para escapar.

Jesús fue tentado en el desierto, pero venció, y luego ofreció la posibilidad para que todos juntamente con Él pudiéramos vencer, esto fue, “su sacrificio de la cruz”.

Es claro que por el pecado de Adán y Eva todos somos pecadores al nacer. Pero también somos pecadores por elección; en algún momento debemos tomar una decisión personal para decir si caemos en una mentira, en robar, codiciar o algo más y al final, cada uno de nosotros es responsable ante Dios.

Cuando el pecado se repite, entonces la persona se convierte en pecadora habitual y se acostumbra a hacerlo borrando de su corazón el dolor que produce el caer en el pecado; esto significa que cuanto más se hace, más fácil es practicarlo, se endurece ante la mentira, la codicia, el odio, el robo, orgullo, celos, enojo, o lo que sea. Estas cosas nos acosan a todos; pero es nuestra decisión si cedemos o no a las tentaciones del enemigo.

El pecado se puede superar cuando recibimos la revelación de que la más grande necesidad del ser humano es espiritual. Necesitamos perdón, necesitamos ser redimidos y ser reconciliarnos con Dios… y eso es precisamente lo que Jesucristo vino a hacer. Al recibir el perdón por nuestros pecados y el regalo del Espíritu Santo para vencer sobre las tentaciones, podemos perdonar a los demás, amarlos y servirles incondicionalmente.

No te creas las mentiras del enemigo cuando te susurra para hacer el mal, para tomar dinero extra, o para comprometer tu fe, o tu integridad. Siempre serás tentado(a), ya sea con dinero, poder, sexo, posesiones, fama, y mucho más; todo con el fin de que caigas en sus mentiras.

¿Estás ganando en tu batalla diaria con el enemigo? ¿Estás ganando en tu batalla con la tentación, o estás perdiendo?

Te invito para que te unas al lado ganador. Que tu fe sea fortalecida en tiempos de tentación.
Oro para que recibas esta revelación sobre el sutil trabajo del enemigo que destruye lentamente y del poder de Dios para vencer sobre toda tentación y pecado.

Versículo: “Pues el mundo solo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos, y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo” 1 Juan 2:16 (NTV)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com