Buen Dia – Preparados para la transición


Las transiciones para los cambios de estado en la vida no siempre son fáciles de manejar, de superar o incluso de entender.
Un cambio de estado puede ser, pasar de estar saludables a enfermos; o de tener riquezas a un estado de escasez; puede ser pasar de contar con el apoyo de muchos y quedarse solo.

Cuando esto ocurre nos hacemos muchas preguntas, ¿Por qué esto a mí?, ¿Qué he hecho yo para estar en esta situación?. Pero para los creyentes, para quienes amamos a Dios y le obedecemos, todo cambio ayuda para bien.

Y es que, con frecuencia, cuando Dios entró en acción en alguna situación, trajo confusión. En las Escrituras, desde Abraham hasta el apóstol Pablo, estuvieron confundidos con los cambios en sus situaciones; y esto es precisamente porque, cuando Dios interviene trae un nuevo orden.

Es interesante saber que lo que sucedió con la iglesia primitiva que está narrado en Hechos capítulo 2 cuando después de toda la confusión y caos por la muerte y resurrección de Jesús y en medio de la persecución que sufrían los discípulos, viene un avivamiento dado por el Espíritu Santo que cambió totalmente la situación; nace la Iglesia y Pedro da un sermón poderoso, así que, después de esta experiencia celestial, los discípulos dejaron el temor y se dedicaron a predicar el evangelio.

Primero hubo confusión y luego el poder de Dios lo cambió todo. Así como ocurrió en la iglesia primitiva, ocurre hoy y ocurrirá mañana, la congregación pasa de la confusión al orden, del antiguo nivel al nuevo nivel; que está totalmente alineado con lo que Dios hará en ese tiempo. Son momentos en los que el Señor está desmantelando los estereotipos y ha empezado a crear un nuevo prototipo de iglesia.

Nosotros estamos siendo incomodados por el Señor. Y es por eso por lo que en la medida que nos alineamos con Su propósito, la gente común se sentirá incómoda con nosotros. La transición nos traerá un avivamiento, el cual es a su vez efectivo y también perseguido, ¡pero nunca será ignorado!

Por eso es que hay veces cuando todo lo que intentamos no funciona. Hay una resistencia. Ninguna de nuestras reuniones, intentos de evangelismo, nuevas iniciativas de oración o reuniones de jóvenes parecieran dar resultado. Podemos culpar a la gente, a nosotros mismos o al diablo; se puede ayunar y orar; pero si el plan de Dios es establecer un nuevo modelo, lo que primero cambiará será nuestra mente, quizás Él está buscando romper nuestro molde para llevarnos a una nueva dimensión. En la que necesitamos confiar que el Espíritu Santo está trabajando en nosotros… el Señor está creando algo nuevo, nos está preparando para lo que ha de llegar en la nueva temporada; esto aplica a tu vida, familia, negocio, trabajo, relaciones, ministerio, etc.; por tanto, ¡no te desesperes, aquieta tu corazón en oración y abre tu mente y corazón al Señor para recibir, aceptar, y poner en marcha lo que Dios quiere!.

Versículo: “La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas”. Génesis 1:2 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com