Buen Día – Que brille la luz (con audio)

En una sociedad solitaria e individualista, la posibilidad de estar solos o de sentirse soles es muy alta. Cuando se pasa por esta experiencia se siente la falta de propósito; la vida se torna rutinaria lo que puede llegar a producir depresión, y el alma se siente seca y vacía.

En Isaías 58:10 Dios nos dice “Si te dedicas a ayudar a los hambrientos y a saciar la necesidad del desvalido, entonces brillará tu luz en las tinieblas”, tómese un momento para pensar en lo que Dios está diciendo. Si usted es una persona que se siente solitaria y hay un vacío en su vida, Dios tiene para usted un remedio: “Vaya y ayude a alguien”.

El espíritu está dispuesto, pero no hay aliento ni motivación, es en estos momentos en los que debe buscar más de Dios, quien por medio de Su Espíritu Santo le llene de esperanza y motivación hacia la vida.
Llevar el mensaje de esperanza y extender su mano con ayuda le llenará de gozo, a esto la Palabra de Dios le llama: “que la luz brillará”; es la luz de Jesús que se activa cuando, con hechos y no solo con palabras, se hace algo por los demás que sacia sus necesidades. Extender la mano para darle a alguien que lo necesita llenara tu vida de esperanza.

Le garantizo que muy cerca de donde estás vas a encontrar a alguien en necesidad, puede ser en la iglesia, los hogares de niños, la familia, un hospital, casi que en todo lugar hay gente que necesita ser ministrada porque están pasando por una situación difícil.

Sea voluntario, muestre el amor de Jesús a los demás, comparta el mensaje de salvación a alguien que no ha tenido un encuentro con Jesucristo, tenga mentalidad y actitud de servicio hacia los demás. Si lo hace, la luz del Señor resplandecerá, nunca más se sentirá seco ni vacío, porque en vez de estar centrado en usted y sus pensamientos de “problemas, depresiones, soledad, aislamiento, negatividad, etc”; los está cambiando por una fe activa, haciendo el bien a los demás; le aseguro que el que más se beneficiará con esto es usted.

Oremos: “Señor gracias por darnos la capacidad para servir, para extender nuestras manos al necesitado. Confieso Señor que por momentos siento soledad y vacío, pero desde hoy activo mi fe para servir en tu causa, para compartir el evangelio y ayudar a los necesitados y así mostrar el amor de Jesús. Que la luz de Cristo brille en mí. Lo creo y declaro en el precioso nombre de Jesús, Amen”.

Versículo: “Si te dedicas a ayudar a los hambrientos y a saciar la necesidad del desvalido, entonces brillará tu luz en las tinieblas, y como el mediodía será tu noche”. Isaías 58:10 (NVI)

Buen Día
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónImagenes: 1 Corintios 13:11 #LBLA @ibcrd
Siguiente PublicaciónEl pensamiento del Día