Buen Dia – Recargados espiritualmente


¿Alguna vez has tenido uno de esos días en los que te sentiste que nada valía la pena, estando sin motivación, sin pasión, sin ganas de avanzar?; ¿tiempo en el que los sentimientos de inutilidad y de falta de propósito y de pasión?

Si este es tu caso hoy, tengo una palabra de aliento para ti. El Señor quiere que sepas que Él sí está trabajando. Sé que algunas veces manejar los desafíos de la vida puede agotar nuestras fuerzas y la motivación para seguir adelante.

Por lo tanto, hoy te traigo esta palabra “recárgate”

Tenemos aparatos de baterías que debemos recargarlos para que puedan estar al 100% operativos como nuestros teléfonos celulares.

En la Biblia se relata en el primer libro de reyes, un pasaje en el que el profeta Elías huyó de Jezabel después de derrotar a 850 profetas de Baal; luego de obtener tremenda victoria, este hombre de Dios se asustó cuando Jezabel le envió una nota sobre lo que ella le iba a hacer; lo mas curioso es que no fue ella personalmente, sino que le envió una nota.

¡imagínate este hombre estuvo asustado por una notificación escrita!

Finalmente, el Ángel enviado por el Señor lo visitó y le ayudó para que su fe se recargara.
¿Será que te has cansado de pelear batallas y alguna noticia te ha robado la fe?

La realidad es que como cristianos necesitamos estar conectados con nuestra fuente de poder.
Al igual que una batería necesita ser recargada al estar conectada a su fuente de energía, nosotros también como hijos de Dios. Nuestros sentimientos y emociones comienzan a salirse de control cuando no estamos conectados a nuestra fuente de poder. Cuando digo conectar y recargar, me refiero a nuestra necesidad que como creyentes tenemos de leer la Palabra de Dios, ayunar, orar y Meditar en Su Palabra, pasar tiempo en la presencia del Señor.
Te invito a buscar el tiempo para reconectarte con el Padre Celestial, fortifícate; creo que no has perdido tu fuego y tu pasión; sino que simplemente te estás quedando sin “combustible espiritual”. Finalmente, hermanos míos, reciban su poder del Señor y de su poderosa fuerza.

Versículo “Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor”.   Efesios 6:10 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com