Buen Día – Renuncia a lo Negativo

El fatalismo, el pesimismo y el negativismo son tres males que van de la mano.

Las personas fatalistas son aquellas que mantienen el pensamiento o la creencia de que no es posible cambiar una situación o que lo que es adverso empeorara, quien es fatalista, por lo tanto, no se esfuerza por producir cambios porque está convencido de lo invariable de las contingencias.
El pesimista es una persona que tiene la tendencia a juzgar, evaluar o visualizar las cosas desde la óptica desfavorable.
El negativo es una persona que tiene la tendencia a contrariar y actuar de manera polémica y hostil asumiendo como un hecho que los que sucede no es bueno, o que no va a terminar bien.

Estos males se pueden estimular por el medio ambiente, es decir, por las noticias, por los temores, la situación que hay a mi alrededor, etc. Pero son contrarios a lo que Dios ha determinado en Su Palabra, por ejemplo, Salomón en el libro de Proverbios 12:25, escribió “La congoja en el corazón del hombre lo abate; Más la buena palabra lo alegra”. (RVR1960)

El apóstol Pablo le dijo a su discípulo Timoteo, lo que debemos recibir hoy, está en 2 Timoteo 2:11-12 “Este mensaje es digno de crédito: Si morimos con él,(Jesús) también viviremos con él; si resistimos, también reinaremos con él”. (NVI)

Es decir, que todos los días tenemos que “morir a algo de este mundo”, esto significa “decirles no a muchas cosas”, por ejemplo, “no voy a ver eso”, “no le aumentaré a la mala noticia”, “no dejaré que los demás me infundan temor”, “no voy a continuar con esta amistad que me hace daño”. Si resistimos a la tentación de lo negativo, reinaremos con Jesus en su poder.

Además, vivir en y por fe es bueno para la salud, en Proverbios 17:22, recibimos esta poderosa palabra, “El corazón alegre constituye buen remedio; Más el espíritu triste seca los huesos”. (RVR1960). Toda negatividad, pesimismo y fatalismo entristece el corazón y seca los huesos, es decir, enferma nuestro cuerpo.

Recuérdese que Dios es quien tiene la última palabra para todo, aunque las noticias sean fatalistas, o negativas, yo me niego a vivir en el temor y la angustia, clamo por dominio propio para no ceder ante estos males, no alimento mi mente con lo que no edifica, no le permito a mis pensamientos caer en la negatividad; así podrás vivir en libertad, crecer y vivir en paz.

Oremos “Padre Celestial, hoy renuncio a la negatividad, al pesimismo, al fatalismo. Gracias porque estás trabajando en mí y dándome fortaleza para superar todo lo negativo en fe. Creo lo que dice Tu palabra “que mayor es el que está en mí que el que está en el mundo, lo creo y declaro en el nombre de Jesús, Amén”.

Versículo “La congoja en el corazón del hombre lo abate; Más la buena palabra lo alegra”. Proverbios 12:25 (RVR1960)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com