Buen Día – Rompiendo todo espíritu de temor (con audio)

Por el miedo muchos se han perdido de oportunidades que no volverán, de ir a lugares nuevos, de conocer personas, de emprender negocios o incluso de obtener ascensos laborales.

Ora hoy con el propósito de romper con el espíritu de temor.

Comienza por reconocer que el miedo te afecta, pues este es el inicio para superarlo. Ahora que tienes la intención necesitas acompañarlo de la acción.
Te dejo saber que, aunque el miedo parezca difícil de vencer, todos tenemos la capacidad de superarlo, sino fuera así el Señor nunca nos han dicho “no temas”.

En el libro de Deuteronomio capítulo 31, verso 6, el Señor nos deja esta promesa, “Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará»”
Nuestro Padre Celestial nos ha dado el remedio para el miedo, “Ser fuertes y valientes” y nos regala la promesa de que, “nunca nos dejará ni nos abandonará”.

Mantenga entonces su mirada en la promesa de Dios y no en la situación o circunstancia que le produce el temor.

Sea valiente; sea fuerte; anímese; rompa con el miedo; Dios está con nosotros hoy y todos los días. Y, si las circunstancias son muy complejas, que parecieran imposibles de resolver, no permita que el miedo se apodere de su corazón.

Cuando sienta que sus fuerzas fallan, repita este versículo de Romanos 8:31 hasta que se haga realidad, “Si Dios está conmigo, ¿Quién contra mí?”.
Viva con la certeza de que Dios es Su guardador, que le defiende de todo peligro, que Él es su fortaleza y que con Él de su lado podrá superar cualquier cosa.

Oremos “Señor te doy gracias porque me das fuerza y valentía para seguir adelante. Rompo con todo espíritu de temor. Tengo la certeza de que nunca me dejarás, ni me abandonaras. Tu eres mi Dios y mi Señor, no temeré. Lo creo y declaro en el precioso nombre de Jesús, Amén”

Versículo: “Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará»” Deuteronomio 31:6 (NVI).

Buen Día
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónEl sana a los quebrantados de corazón
Siguiente Publicación¿Te quejas con facilidad?