Buen Día – Salmo 37 – Día 2 – Refrena el enojo


El enojo y la intolerancia han ganado terreno fácilmente para muchos.
Podemos decir que el enojo esta asociado con la ira, los disgustos y las molestias.
Siendo este un sentimiento que sale a relucir cuando se presentan circunstancias adversas, o en momentos en que, al hablar con otra persona se expresan pensamientos contrarios a la manera de pensar o con las cuales no se está de acuerdo

La falta de control personal hace que sentimientos como el enojo puedan llegar a ser incontrolables, incluso llevándole a hacerles daño a otras personas, al punto de perder la conciencia o la cordura.
Pero el Señor nos enseña en el Salmo 37 verso 8 que hay que refrenar (parar, no permitir, rechazar) el enojo y la ira y nos dice que si no lo hacemos esto conducirá al mal, es decir, que traerá malas consecuencias.

Si usted ha estado sintiéndose enojado(a) con frecuencia en los últimos días, entonces es el momento de empezar a trabajar en ello.

Primero, órele a Dios pidiéndole que el Espíritu Santo le aumente el dominio propio.

Segundo, sea consciente del momento en que le llega la ira y cálmese, retírese del lugar en el que se encuentra, cierre su boca y no permita que ese sentimiento de ira le controle.

Tercero, identifique el origen, puesto que saber quién o qué le activan estos sentimientos ayudan para que usted pueda evitar caer de nuevo en esa trampa emocional.

Nuestro reto para hoy “controlar, la ira y el enojo, para evitar caer en el mal”

Versículo “Refrena tu enojo, abandona la ira; no te irrites, pues esto conduce al mal”. Salmos 37:8 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.BuenDiaTodosLosDias.com

Anterior PublicaciónBienaventurados
Siguiente PublicaciónImagenes: #Santiago 4:17 #LBLA @ibcrd