Buen Día – Transformación Verdadera

Es fácil buscar ayuda y respuestas sobrenaturales cuando se tiene una necesidad muy fuerte, ya sea una enfermedad, una crisis emocional, el rompimiento de una relación, el fallecimiento de un ser amado, persecución personal, etc.

Muchos han llegado a la consejería bíblica o a la Iglesia buscando respuestas y ayuda, pero también son muchos los que cuando su situación ha pasado deciden abandonar lo que habían comenzado a construir en su vida espiritual y regresan a su estado anterior.

Uno de los versículos Bíblicos que llegaron profundamente a mi vida y que se ha convertido en un baluarte para el crecimiento espiritual; está en la Carta a los Romanos capítulo 12, verso 2 que dice “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” (NVI).

Suena muy fácil y simple. Pareciera que solo con querer cambiar su forma de pensar todo cambiaría. Pero no es así, porque lo que aquí hace mención es mucho más profundo que la interpretación intelectual o que el entendimiento del significado del versículo.

He sido testigo en mí mismo, de lo difícil que es cambiar la forma de pensar. Y veo que esto es muy común en la gente, es decir, aman a Dios, pero no le entregan la voluntad a Él. Porque de esto se trata, en otras palabras, para recibir transformación debemos dejar de actuar y de imitar lo que la cultura, la sociedad y las tendencias actuales nos imponen para seguir a la instrucción de Dios, actuando conforme Jesús nos enseñó, siendo obedientes a Su Palabra, porque esta es la única manera de conocer y de recibir la revelación de que la voluntad de Dios es “buena, agradable y perfecta” para nosotros.

Ten en cuenta esto, memorízalo y aplícalo “la transformación en tu vida llegará cuando dejes de esforzarte en tus fuerzas por manejarlo todo y te rindas por completo al poder supremo, a quien todo lo puede, al Dios Todopoderoso”.

Esto implica que debemos humillarnos ante Él y llenar nuestra mente con Su verdad, porque es ésta, la verdad de Dios, la que transforma la vida. Así llega la recompensa, una vida transformada y guiada por el Espíritu Santo de Dios.
Te aseguro que la mayor y más poderosa experiencia que vayas a recibir es la certeza de una nueva vida, llena de propósito y formada con los verdaderos valores contenidos en la Palabra de Dios, libre de la contaminación de la cultura y el cual es el camino para crecer en la relación con el Señor.

Así se cumple lo que está escrito en la Biblia en Colosenses capítulo 3 verso 10, que habla de la transformación en ti, “y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su creador” (NVI)

Tómate unos minutos para pensar que tanto hay de ti, de la cultura y de Dios en tu vida y decide darle definitivamente el control de tu mente al Señor para recibir la verdadera transformación de la que habla la Palabra de Dios.

Oremos “Amado Padre Celestial, quiero ser transformado en mi mente para poder ser la persona que has creado. Dame discernimiento para reconocer el pensamiento mundano, y ayúdame a reemplazar esos pensamientos con Tus pensamientos, y mis actos, por Tus actos, esto lo pido en el nombre de Jesús, Amén.

Versículo “y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su creador”. Colosenses 3:10 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.