Buen Día – Un llamado y un lugar

Cada uno de nosotros está llamado por el Señor a hacer algo. Puede ser como misionero, pastor, empresario del Reino, administrador de la iglesia, contador, líder de adoración, para trabajar con jóvenes y niños, o tal vez ser una ama de casa que cría a sus hijos a la manera de Dios (que es un llamado muy elevado que merece una gran honra).
En cada llamado que Dios hace al ministerio, recibiremos la formación necesaria de parte de Dios, Él dispondrá de mentores, hombres y mujeres que Él coloca para que sean quienes te ayudaran a elevar su capacidad, sus conocimientos, pero por sobre todo para que puedas avanzar más rápido en el desarrollo de la misión encomendada.

No todos son escogidos como apóstoles, profetas, pastores, evangelistas o maestros.
Si tienes el talento para construir, serás un levantador de muros para los templos; si eres talentoso(a) para los números puedes contribuir con la tesorería; si eres un agente vendedor, seguramente puedes ser un gran ujier… todos tenemos un lugar para aportar en la Casa de Dios.

Por otro lado, si tienes un llamado, también tendrás un lugar, que es el que Dios determine para ti; pudiéramos compararlo con la “tierra prometida”; es decir, ese lugar en el que, en tu llamado, darás mucho fruto.
Hay muchas personas que tienen un llamado genuino, pero que están en el lugar incorrecto, o al revés, están en el lugar, pero haciendo otra actividad que no es la que el Señor les ha encomendado.
Ora hoy para que nuestro Padre celestial te revele ambas, el llamado a servir y el lugar.
A esto lo llamo “vivir en la plenitud de todo lo que Dios tiene para ti”.
Al llegar, verás la manifestación del favor, de la gracia y del poder de Dios.
Nuestro Señor quiere que seas participe de lo que Él está haciendo y de lo que va a hacer en los próximos años. Por lo tanto, te invito a “subirte al bote”; Jesús te está llamado para que impactes vidas y veas la realización de tu potencial.
¿Lo aceptas?; te aseguro que cambiara tu vida.

Versículo “Pues Dios no es injusto. No olvidará con cuánto esfuerzo han trabajado para él y cómo han demostrado su amor por él sirviendo a otros creyentes[a] como todavía lo hacen. Nuestro gran deseo es que sigan amando a los demás mientras tengan vida, para asegurarse de que lo que esperan se hará realidad”. Hebreos 6:10-11 (NTV)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!
Anterior PublicaciónVersículo del Día – 1 Pedro 3:10 RV60
Siguiente PublicaciónDios Soberano

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com