Buen Dia – Valiente humildad


El orgullo presuntuoso es un mal que daña la vida, tanto de quien es orgulloso como de quienes le rodean.
Dios nos quiere siendo hijos e hijas humildes.

En la Palabra de Dios se hace referencia a la humildad de dos formas, la primera como una “falsa humildad”; lo encontramos en la carta que el apóstol Pablo escribió a los Colosenses, en el capítulo 2 verso 18, que dice “No permitan que los condenen esos que se ufanan de humildad pero rinden culto a los ángeles” (RVC).
Reflexiona sobre esto ¿será que mi manera de hablar o de comportarme, te alejan del Señor y de las personas amadas?; si es así, renuncia al falso orgullo.

La segunda referencia que se hace en la Biblia esta relacionada con la “verdadera humildad”. El apóstol Pedro habla de este tema, en su primera carta, capitulo 5 versos 5 y 6 que dice “Así mismo, jóvenes, sométanse a los ancianos. Revístanse todos de humildad en su trato mutuo, porque «Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes». Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo”(NVI).

Ser ver verdaderamente humilde es parecerse a Jesús, Él es nuestro mayor ejemplo de humildad, por eso quien es humilde de corazón, no se ofende fácilmente; ni tampoco crea discusiones inútiles; son de los que son capaces de poner “la otra mejilla” cuando los agreden.

La humildad no significa debilidad o cobardía, por el contrario, se requiere tener un fuerte dominio propio que solo puede venir del Espíritu Santo, para aplacar el corazón orgulloso y pretencioso.
Los humildes saben cual es su lugar, saben quien es su defensor y saben que el Señor se agrada con esa actitud.
Además, que la verdadera humildad no te hace que te menosprecies, pero sino que quita el pensamiento individualista para que puedas poner tu mirada en el Señor

El orgullo presuntuoso te aleja del favor de Dios; por lo tanto, repite siempre estas palabras hasta que se conviertan en una realidad en tu vida “Soy lo que Dios dice que soy, tengo lo que Dios dice que tengo, todo se lo debo a Él; a Él sea toda la gloria y la honra”.

Versículo “Revístanse todos de humildad en su trato mutuo, porque «Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes».”. 1 Pedro 5:5 (NIV)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Anterior PublicaciónSeñor Guarda Mi Interior
Siguiente PublicaciónImagenes: #Efesios 2:19 #LBLA @ibcrd