Buen Dia – Venciendo las acciones limitantes – I


Empiece otro Buen Día reflexionando sobre la forma en que se responde ante la vida, todos actuamos acorde con lo que hemos aprendido, por la herencia, el ambiente cultural, las experiencias, etc.
Con el pasar del tiempo, se adquieren hábitos y se acostumbra a vivir un “estilo de vida”, el cual se acepta como “la clase de vida que le tocó vivir”, haciendo que esa sea su propia realidad, a esto lo llamo el “estado limitante”, en el que los apegos, sus propios conceptos de seguridad y de reaccionar ante las situaciones cotidianas le estancan y le impiden avanzar.

La Biblia nos presenta un pasaje en el evangelio de Mateo capítulo 19 versos 16 al 22 en el que Jesús estaba enseñando y se le acerca un hombre hebreo, conocedor de la escritura y le pregunta “Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?” y luego de una conversación sobre la Ley de Moisés, “Jesús le dijo Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme”. Dice luego que el hombre se fue muy triste porque era un hombre muy rico

Este pasaje es la referencia para aprender a tener un buen día “expandiendo nuestra mente” a la para superar las diferentes “acciones limitantes” causantes del “estado limitante” que impiden el cambio.
El primer punto que veremos para hoy es el de la “limitación del deber”, que ocurre cuando nos decimos a nosotros mismos “lo hago porque hay que hacerlo”; este hace referencia a la rutina del deber en todas las actividades de la vida, en la relación con el cónyuge y demás miembros de la familia, en el trabajo, e incluso en la relación con Dios; creándose a si mismo(a) una tarea de obligatoriedad que le lleva a que, por ejemplo, la oración y la lectura de la Palabra sean una tarea por cumplir y no un deleite para pasar un tiempo con Dios.
Hoy como mensajero de Dios te digo “deja a un lado el pensamiento de sentirse en obligación por el de voy a hacerlo por amor y con gozo”.
Existe una gran diferencia entre actuar por que toca y hacerlo por amor. El joven cumplía los mandamientos como una como una tarea, sin Amor.
Te dejo esto reflexión: Si todo lo que hagas lo haces en amor y no por obligación tus límites se ampliarán.

Versículo: “Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto”. Colosenses 3:14 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com