¿Conoces quién es tu protector?

sobrevivienteSALMOS 91:1: “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.”

 

Hasta el día 26 de diciembre de 2004, la ciudad de Meulaboh, Indonesia, tenía alrededor de 40,000 habitantes. Esa mañana las gigantescas olas del tsunami que arrasó el sureste asiático, devastaron sus playas y llegaron al centro de la ciudad destruyendo casas y edificios y matando al ochenta por ciento de su población. Fue uno de los lugares más impactados por la fuerza destructiva del maremoto. Pero en medio de tan grande desgracia hubo un poderoso testimonio del amor y la fidelidad de DIOS.

 

En esta ciudad había unos 400 cristianos. Ellos querían celebrar la Navidad el 25 de diciembre, pero no les fue permitido por las autoridades musulmanas del lugar. Les dijeron que si querían celebrar la Navidad tenían que irse a lo alto de una montaña en las afueras de la ciudad. Deseosos de celebrar el nacimiento de Cristo, los 400 creyentes humildemente obedecieron y se fueron a la montaña donde pudieron celebrar la Navidad, y allí pasaron la noche. A la mañana siguiente, cuando el terremoto, seguido de las olas del Tsunami dejó la ciudad prácticamente desolada, los 400 creyentes estaban en lo alto de la montaña sanos y salvos.

 

Después del suceso, muchos musulmanes sobrevivientes de Meulaboh dijeron que “el DIOS de los cristianos los castigó por haberles prohibido que celebraran la Navidad en la ciudad”. Otros se preguntaban por qué murieron tantos musulmanes y ni siquiera uno solo de los cristianos murió en la ciudad. Lo cierto es que aquellos 400 hombres y mujeres pudieron experimentar el cuidado y la protección de su Padre Celestial desde lo alto de su refugio, mientras veían con sus propios ojos el cumplimiento de Su promesa: “Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará.” (Salmos 91:7).

 

Ni un desastre de la magnitud de ese Tsunami, en el que murieron más de 200,000 personas, puede impedir que DIOS cumpla Su promesa de protección y cuidado de Sus hijos.

Quizás nos ataque el temor en medio de circunstancias difíciles, tal vez la duda nos envuelva, pero debemos rechazar estos sentimientos inmediatamente, manteniéndonos firmes en nuestra esperanza y nuestra confianza en el Señor. No dudes nunca del perfecto protector, DIOS; ÉL ha prometido que no te desamparará.Así lo afirma el salmista: “Porque no abandonará el Señor a su pueblo, ni desamparará su heredad.” (Salmo 94:14).El Señor promete sostenernos  y guardarnos siempre, aún desde el vientre de nuestra madre, desde antes de nuestro nacimiento, durante toda nuestra vida hasta la vejez. ¡Qué garantía de protección divina!

 

¡Con qué tranquilidad pueden vivir los hijos de DIOS, sabiendo que el DIOS Todopoderoso está atento tanto a sus necesidades de todo tipo como a los peligros a los que se enfrenten durante toda su vida! La Palabra de DIOS nos dice que si vivimos cerca de ÉL, tenemos asegurada esa protección.

 

ORACIÓN: Padre Amado, gracias por Tu protección y Tu cuidado; gracias por Tu amor y Tu fidelidad. Ayúdame a permanecer en comunión Contigo cada día de mi vida, para así poder vivir tranquilo y confiado en que, aún en las peores situaciones de este mundo, Tú estarás a mi lado y nunca me desampararás ni me dejarás. Por Cristo Jesús, amén.

 

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.