¡Cuida la tierra de tu corazón!

No sé si se te dan bien las plantas. Personalmente, encuentro que no es siempre fácil conservar una planta en buena salud y ayudarla a crecer.

Una planta saludable precisa de buena tierra que la nutra correctamente. Seguramente lo sabrás, pero no cualquier tierra alimentará de manera eficaz a la planta. Para que lleve a cabo su misión y pueda ser un buen “estimulante” para la planta, la tierra necesita tener una buena capacidad de retención de agua, para mantener así el suelo húmedo. A la vez, tiene que permitir una buena aireación de sus raíces, para que éstas puedan respirar bien, así como ser rica en oligoelementos.

Tu tierra es tu corazón, querido(a) amigo(a). Es importante que cuides estos detalles:

  • Riega de manera regular la tierra de tu corazón con la Palabra de Dios, para mantenerla bien húmeda y refrescar así tu ser interior y exterior. Es de la abundancia del corazón que habla la boca, como nos dice la Biblia (Mateo 12:34).
  • Airea a menudo la tierra de tu corazón con la oración: un diálogo sincero con Dios te dará grandes bocanadas de aire en tu día a día. Cuando ores a Dios, deja que tus palabras sean sinceras, auténticas y tan transparentes como sea posible. Ten también un oído atento para escuchar lo que Él quiere decirte.

Sí, cuida tu corazón. Es de tu corazón de donde proviene la vida, como nos dice la Biblia: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23).

Gracias por existir,
Eric Célérier

The post ¡Cuida la tierra de tu corazón! appeared first on es.Jesus.net.

Fuente Original: ¡Cuida la tierra de tu corazón!

Anterior PublicaciónBuen Dia – Confiadamente
Siguiente PublicaciónCreyentes de frontera