Dando frutos de una vida que se ha rendido para que Él sea exaltado

Dando frutos de una vida que se ha rendido para que Él sea exaltado.

Humíllense delante del Señor, y él los enaltecerá. Santiago 4: 10

No todos estamos dispuestos a humillarnos, reconociendo que hemos actuado indebidamente y que tenemos que reparar esa acción porque Dios no la aprueba. Humillarnos es aceptar, es reconocer que no lo hicimos bien y que estamos dispuestos a asumir la responsabilidad de los hechos para enmendar cualquier daño o consecuencia de nuestras acciones, conscientes o inconscientes, pero que están ahí y no pueden ocultarse.

Hacer esto no nos avergüenza. Al contrario, nos exalta delante de la presencia de Dios, porque hemos dejado a un lado el orgullo para ser humildes. Pues la grandeza del hombre está en reconocer y aceptar sus fallos, no en ocultarlos o hacerse el indiferente sabiendo que actuó mal.

Cuando lo hacemos demostramos que hemos sido cambiados y transformados, que nuestro ego no puede dominarnos, porque queremos ser como Cristo, reflejando Su carácter y dando fruto de una vida que se ha rendido para que Él sea exaltado.

MujerPiadosa.com

Pastora Montserrat Bogaert

Carlos Thompson

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónVersículo del Día – Salmos 89;1 RV60
Siguiente PublicaciónEl pensamiento del Día

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.