Dar testimonio mediante el canto

Dar testimonio mediante el canto

Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.
Hechos 16:25

Alabaré al Señor en mi vida; cantaré salmos a mi Dios mientras viva.
Salmo 146:2

Esa mañana de verano hacía buen tiempo y yo lo aproveché para trabajar tranquilamente en mi huerta. De repente dos obreros llegaron a la casa vecina para arreglar y limpiar el tejado. Su buen humor se oía desde lejos, y pronto, encima del tejado, empezaron a cantar. Desgraciadamente lo que cantaban me incomodaba…

Luego pensé: ¡Yo también hubiese podido cantar! ¡Conozco tantos himnos que podrían expresar la tranquilidad y la confianza que llenan mi corazón esta mañana! Si los dos hombres me hubiesen oído cantar cuando llegaron, esto quizás hubiese llamado su atención y el ambiente hubiese sido diferente.

Los cantos traducen el estado del corazón y los pensamientos que nos ocupan. También son un medio de comunicación universal muy apreciado, pues oímos hablar de millones de CD o MP3 vendidos cada año. Pero, ¿qué mensaje transmiten? Y además, escuchar no es cantar «en directo».

Nosotros los creyentes, ¿cantamos himnos para testificar del amor divino y su impacto en nuestras vidas? No limitemos esos momentos a las reuniones cristianas y a la intimidad de nuestras casas, sino aprovechemos todas las ocasiones. Seamos más espontáneos, cantemos las alabanzas de nuestro Dios como lo hacía el apóstol Pablo y su compañero en la cárcel. Dios podrá emplear nuestro mensaje para animar a una persona, consolar a otra, o llevar a alguien a la salvación y a la vida eterna.

Inline image 1
Por: La Buena Semilla.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here