De desesperada a llena de esperanza

¿Alguna vez has
estado en una situación o relación que parecía sin esperanza? ¿Tal vez has
tenido a alguien en tu vida que diseñó un plan malvado para lastimarte a ti o a
los que amas, y ni siquiera un rayo de esperanza podía encontrarse en todo eso?

Leyendo a Ester estas últimas seis semanas y estudiando su matrimonio con el rey Jerjes, diría que el rey vivió su vida separado de su esposa, en el mejor de los casos. Es posible que Ester haya sido una niña huérfana convertida en reina, pero su matrimonio con el rey Jerjes no fue un cuento de hadas.

Él era un hombre
que parecía tener posiblemente un problema con la bebida. Piensa cuántos de los
eventos de esta historia giran en torno a banquetes y vinos.

Él era un hombre
que se enojaba fácilmente, que reaccionaba primero y pensaba después.

Sabemos que no
fue un buen juez de carácter. Se rodeó de consejos imprudentes, ya fuera de
Amán o de su consejo de asesores. ¿Necesitas un ejemplo? Piensa en el consejo
que le dieron sus hombres cuando trataba con la reina Vasti.

Si eso no fuera
suficiente, parece que el matrimonio de la reina Ester con el rey Jerjes se
había enfriado, ya que habían pasado treinta días sin que el rey solicitara
verla. Piensa en eso por un momento. Un
mes sin tener ningún tipo de contacto con su esposo… una mujer podría
comenzar a sentir que fue olvidada, no necesaria… no amada.

Para colmo,
Ester tuvo que reunir el coraje suficiente para ser quien se acercara a su
esposo… hasta el punto de poner en peligro su propia vida por su gente, alentada
por el único hombre que realmente la había amado, su primo y figura paterna por
adopción, Mardoqueo.

Digo todo esto
solo porque me duele el corazón.

Como mujer

Como esposa

Ella debe
haberse preguntado a veces si el rey Jerjes realmente era con quien se suponía
que debía casarse. Aunque su vida parecía glamorosa desde el exterior, dentro
de las paredes del palacio estaba lejos de ser un cuento de hadas.

Casi se puede sentir la angustia que Ester estaba
sintiendo en el capítulo 8 cuando cae a los pies de su marido, llorando y
suplicándole que detenga el malvado plan,
que, les recuerdo, él y su amigo Aman, “idearon
contra los judíos”.

En su defensa,
el rey parece casi sorprendido por la respuesta de su esposa hacia él. Desde su perspectiva, él le había dado todo
lo que ella quería
. Amán estaba muerto y le dieron sus propiedades, que
ella, a su vez, le dio a Mardoqueo. ¿Qué más quería ella?

Pero eso no era
suficiente.

Porque él
realmente no entendía lo que ella realmente buscaba.

No se trataba realmente de ella… sino de ELLOS.

Su gente

El rey no
parecía comprender la amenaza de desastre que se cernía sobre Ester y su
pueblo, incluso después de que Amán había muerto. El edicto malvado todavía
estaba en vigencia, y había que hacer algo al respecto. Es como si la bombilla
se apagara y el rey Jerjes finalmente viera la severidad del plan que él y Aman
pusieron en acción.

Y luego sucede algo: un rayo de esperanza brilla sobre la
situación.

El rey Jerjes
comienza a comprender la gravedad de la situación, y su corazón se vuelve hacia
su esposa y su gente.

Lo que una vez
fue desesperanzador, ya no lo es.

Dios está
trabajando y la liberación está en el horizonte.

Ahora, en lugar
de estar divididos en este asunto, están unidos.

Aunque la ley
anterior no puede ser detenida, el rey Jerjes les da a Ester y a Mardoqueo el
poder de escribir otro edicto, ¡permitiendo a los judíos defenderse en el día
planeado para su aniquilación!

¿Estás
atravesando una situación que parece no tener salida? Si es así, cobra ánimo
hoy que Dios, en Su tiempo, puede cambiar la situación. ¡Él trajo esperanza y
liberación a Ester, a Mardoqueo y a todos los judíos que vivían bajo el reinado
del rey Jerjes! ¡Lo hizo entonces, y
puede hacerlo de nuevo!

¡Lo que una vez fue una situación sin esperanza puede tornarse una situación llena de esperanza cuando Dios obra en medio de Su pueblo!

Hablemos: ¿Alguna vez ha pasado por una situación en tu vida en la que te sentiste desesperada? Si es así, ¿cómo trabajó Dios en tu vida para llevarte de la desesperanza a estar llena de esperanza?

¡Ama a Dios
grandemente!



Fuente Original: De desesperada a llena de esperanza

Anterior Publicación¡Decide tu felicidad!
Siguiente PublicaciónEs Fácil Ser Pastor