De Dónde Vendrá Mi Socorro?

De Dónde Vendrá Mi Socorro?
Inline image 1
Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.  No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te Guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que Guarda a Israel. Jehová es tu Guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha.  El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche. Jehová te Guardará de todo mal; Él Guardará tu alma. Jehová Guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre” (Salmos 121 Reina-Valera 1960 (RVR1960). ¡Amén!

  Nuestro socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la tierra. Tu abundancia, tus necesidades, tu sanidad, tu protección, tu provisión, tu favor y tu paz, viene del único Dios Creador del cielo y de la tierra, Jehová de los Ejércitos, Ese es Su Nombre. El Creador de los cielos y de la tierra es tu Guardián y Sostenedor, Él es quien Guarda tu salida y tu entrada. Él Guarda tus pasos para que nunca resbale. La palabra hebrea para Guardar significa preservar. Nótese que la palabra Guarda aparece seis veces en este salmo. El número seis representa al hombre puesto que el hombre fue creado en el sexto día de la creación. En el Salmo, Dios destaca repetitivamente la palabra Guardar para hacerle entender al hombre el cuidado que Él tiene para cada uno de nosotros aunque no lo merezcamos. Cuando seguimos leyendo el Salmo, el Señor nos enfatiza Su cuidado declarándonos que de día y de noche Él siempre estará guardándonos.

        El sol y la luna representan las veinticuatros horas de protección que nos brinda Dios por Su Misericordia. Esto no quiere decir que nunca vamos a pasar por adversidades y obstáculos en la vida, sino que en cada circunstancia y vicisitudes, los hijos de Dios saldremos en victoria porque “sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a Su Propósito son llamados” (Romanos 8:28Reina-Valera 1960 (RVR1960).

        Dios preserva a Sus Hijos, Él siempre llega a tiempo, El Poder protector de Dios nos sostiene hasta la Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo, por tanto es necesario que nos mantengámonos firmes y confiando que Dios siempre está y estará guardándonos.Dios te bendiga grandemente.  Declaro que la protección del Señor nuestro Dios esté siempre contigo dondequiera que tú vaya. Que tus pasos siempre estén libre del peligro y dirigidos por Dios. Hoy declaro y decreto lluvia de sanidad a tu vida. Declaro que el Señor abra puertas de trabajo a tu vida, que Su provisión te rebose como nunca antes. Declaro en el nombre de Jesús que tus hijos sean prosperados en todo lo que emprendan hacer. Declaro y decreto en el nombre de Jesús paz a tu hogar, y el enemigo no prevalecerá contra ti ni contra tu familia.     

       Padre Celestial, Tú que vive en las alturas y mora en mi corazón. Hoy vengo ante tu presencia con acción de gracias por todo lo que Tú hace por mí, no porque lo merezca, sino por tu misericordia y por tu amor. Gracias Señor porque nunca estoy sola/o. Gracias Señor por guardar mi entrada y mi salida. Gracias mil gracias, porque Tú nunca me ha desamparado y nunca me ha dejado. Amén.


Por: B. Flores
www.ministeriosdesanidad.org

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónÉl asegura que nos bendecirá
Siguiente PublicaciónLa voz de Jesús en la tempestad

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.