¡Decide tu felicidad!

FILIPENSES 2:14-16 “14 Háganlo todo sin murmuraciones ni discusiones,15 para que nadie encuentre en ustedes culpa ni falta alguna, y sean hijos de Dios sin mancha en medio de esta gente mala y perversa. Entre éllos brillan ustedes como estrellas en el mundo, 16 manteniendo firme el mensaje de vida. Así, cuando venga Cristo, yo podré sentirme orgulloso de ustedes, sabiendo que no he corrido ni trabajado en vano”.
La señora Pepita, bien equilibrada y orgullosa de sus 92 años de edad, estaba completamente lista como cada mañana a las 8 en punto, con su cabello bien peinado y un maquillaje perfectamente aplicado, pese a ser casi ciega, dispuesta a mudarse hoy a un asilo de ancianos. Él que había sido su marido durante 70 años había muerto, lo que hacía necesario el traslado.
Después de muchas horas de esperar pacientemente en la recepción del asilo de ancianos, élla sonrió dulcemente cuando le comunicaron que su habitación ya estaba lista. Mientras élla maniobraba su andador al ascensor, yo le daba una descripción detallada de su pequeño cuarto, incluyendo las sábanas y cortinas que habían sido colgadas en su ventana.
-“Me encantan”-, dijo élla con el entusiasmo de una chiquilla de 8 años a la que acaban de mostrar un nuevo cachorro.
-“¡Sra. Pepita! usted aún no ha visto el cuarto…. espere”-.
-“Eso no tiene nada que ver”-, dijo élla. -“La Felicidad es algo que no decide con anticipación.  El hecho de que me guste mi cuarto o no me guste, no depende de cómo esté arreglado el lugar, depende de cómo yo arregle mi mente. Ya había decidido de antemano que me encantaría.  Es una decisión que tomo cada mañana al levantarme”-.
-“Estas son mis posibilidades: puedo pasarme el día en cama enumerando las dificultades que tengo con las partes de mi cuerpo que ya no funcionan, o puedo levantarme de la cama y agradecer a Dios por las que si funcionan”-.
-“Cada día es un regalo, y por el tiempo que mis ojos se abran me centraré en el nuevo día y en las memorias felices que he guardado en mi mente… sólo por este momento en mi vida”-.
-“La vejez es como una cuenta bancaria… uno extrae de lo que había depositado en élla”-.
-“Entonces, mi consejo para ti sería que deposites gran cantidad de felicidad en la cuenta bancaria de tus recuerdos”-.
Recuerda estas simples 5 reglas para ser feliz:
(a) Libera tu corazón de odio,
(b) Libera tu mente de preocupaciones,
(c) Vive humildemente,
(d) Da más y
(e) Espera menos.
Enviado por Sara de Montemayor
    Muy buen ejemplo para nuestra vida. Necesitamos entender que nada nos hace felices o alguien nos hace felices. Nosotros decidimos ser o no felices. Ahora tener al Señor en nuestra vida, es la principal razón para ser felices. ¿Ya lo eres?
No esperes mucho. Hazlo antes de que termine este año.
OREMOS: Gracias Padre Celestial por el nuevo día que me das, por las bendiciones recibidas durante estos días de fiesta en la que hemos celebrado la venida de tu hijo JESÚS al mundo y los momentos de descanso que he tenido.  Señor, ayúdame a cambiar mi actitud frente a la vida que diariamente vivo y pueda aceptarla de buen agrado y ser agradecido.  Gracias por las muestras de Tu amor. En el nombre de Cristo, amén.

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.