¡Déjate fascinar por Dios!

En medio de tus muchas ocupaciones diarias, hoy quiero invitarte a que te detengas por un instante, a que levantes tus ojos al cielo y a que medites sobre la majestad de la morada de Dios. Echa un vistazo a tu alrededor y observa cómo la tierra resuena con Su perfección, cómo la naturaleza se hace eco de Su belleza y Su sensibilidad.

Un día, el salmista también miró a su alrededor, y esta alabanza surgió de su boca: “Se extiende por los cielos su majestad, de sus alabanzas está llena la tierra” (Habacuc 3:3).

¡Sí, la tierra está llena de sus alabanzas! En medio del ritmo tan acelerado que tiene nuestra vida, es bueno que sepas detenerte y maravillarte una y otra vez, querido(a) amigo(a), incluso por las cosas más pequeñas: ese pájaro que canta, la brisa en tu cara, ese niño que sonríe… ¡La vida es más dulce cuando uno sabe maravillarse por todos los pequeños detalles que la componen!

Aquí te dejo un desafío para hoy: detente por un instante en este día, e invierte un rato a observar el mundo que te rodea. Inspira, espira, da gracias a Dios por el aliento de vida que te da, ¡y compártelo con los demás!

Estoy de todo corazón contigo.

Gracias por existir,
Eric Célérier

The post ¡Déjate fascinar por Dios! appeared first on es.Jesus.net.

Fuente Original: ¡Déjate fascinar por Dios!