Devocional “Nació Jesús” – Día 4

Utilizamos la palabra esperanza muy a menudo; por ejemplo para expresar las siguientes cosas “espero llegar a tiempo”; “tengo la esperanza de no enfermarme”; “espero que mi jefe no se moleste”; “espero que mi equipo favorito gane el torneo” … etc.

Pero, usar “esperanza” de esta manera hacerealmente referencia a algo que se desea; es decir, a tener el deseo de que algoque queremos suceda independientemente de las probabilidades de que ocurra.
Más la esperanza bíblica, es mucho más que esto, es “la confianza de que lo que Dios ha prometido y cumplido en el pasado seconvierte en la garantía de lo que Dios hará en el futuro”.

En este caso, la palabra “garantía” hace toda la diferencia entre los deseos intimos no fundamentados en la Palabra de Dios y los que están sustentados en la fe en el Señor.

Esto se ve claramente en la esperanza que estuvo basada en la promesa dada porDios al pueblo de Israel por medio de los profetas del antiguo testamento de lallegada de un Mesías; “esperanza hecharealidad” el día del nacimiento de Jesús; como lo fue por ejemplo la revelacióndada al profeta Isaías en el que el Señor entrega la promesa para que el pueblotuviera una esperanza bíblica de la llegada del Mesías cuando dijo: “… He aquí que la virgen concebirá, y dará aluz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14)

Es así como operan las cosas con Dios, lo que Él ha prometido sí se cumplirá. Prometió el Mesías y se hizo carne en Jesús para cumplir la promesa.

A lo largo de la Biblia, la verdadera esperanza no se compara con nuestra capacidad de esperar algo en lo natural, sino en el fundamento de fe, en la certeza de que Dios tiene el poder para cumplir.

La Navidad es un tiempo para vivir en la certeza de la esperanza bíblica, porque cuando revisamos lo que fue la vida, muerte y resurrección de Jesús, recibimos la revelación de que todas éstas fueron promesas cumplidas.

¡Revivan la fe!, la que se fundamenta en la esperanza bíblica de que Dios cumplirá lo prometido.

¡Amén!

Versículo “Portanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará aluz un hijo, y llamará su nombre Emanuel”. Isaías 7:14 (RVR1960)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com