Devocional para Navidad – Día 1 (con audio)

Dios usa de manera extraordinaria a gente común.

María era una mujer joven como otras de su pueblo. Ella fue hija, tenía amigas, había sido niña que pasó su tiempo como las demás niñas hebreas de su época. Pero Dios la escogió para que desempeñara el transcendental papel de ser la mujer que traería bendición y salvación al mundo.
Ella fue apartada por Dios mismo.

María, de manera sobrenatural, llevo al Hijo de Dios en su vientre y dio a luz al Salvador ¡A Jesús!.
El Señor consideró que su único Hijo naciera, se criara y fuera enseñado por María y José su esposo.

¿Por qué? ¿Qué hizo a María tan especial?; ella no tenía riqueza, no era de la nobleza, ni tenía posición social relevante. No se relata que pudiera haber poseído algún talento especial. Pero ella poseía tres rasgos altamente importantes para Dios

El primero es “un corazón obediente”. En el encuentro que tuvo María con el ángel Gabriel ella le respondió como prueba de su obediencia a Dios, “He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra”. (Lucas 1:38); aunque tuvo preguntas, estuvo dispuesta a cumplir el plan de Dios.

Segundo rasgo, “María era una mujer de fe”. Cuando María fue al encuentro con Elizabet su pariente, recibió un claro reconocimiento de su fe, Elizabet le dijo “¡Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá lo que el Señor te ha anunciado!»” (Lucas 1:45 ).

Tercero, “María era una adoradora”. En Lucas 1:46-55 se pueden leer las hermosas palabras de adoración al Señor en las que exalta su poder, dominio, misericordia, amor; es decir, le da honra y gloria al Señor.

Que este tiempo de preparación para la celebración del nacimiento de Jesús sea la oportunidad para actuar en obediencia, con fe y siendo verdaderos adoradores del Señor.

Dios tiene un plan para todos, que se manifiesta en aquellos que son humildes de corazón y obedientes a Su Palabra. Porque Dios usa gente común para sus extraordinarios planes.

Oremos “Señor gracias por darnos a conocer los rasgos de María. Sabemos que tu escoges a quien tu quieras para que haga lo que tu quieras que haga. Me dispongo a ser obediente, a permanecer en la fe y a exaltar tu bendito y santo nombre, lo creo y declaro en el precioso nombre de Jesús, Amen”

Versículo “María dijo entonces: «Yo soy la sierva del Señor. ¡Cúmplase en mí lo que has dicho!» Y el ángel se fue de su presencia”. Lucas 1:38 (RVR60)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

¡Mantente actualizado... Hacemos publicaciones diariamente!

Recuerda revisar tu correo para validar suscripción!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com