Devocional para Navidad – Día 8 (con Audio)

El cuarto atributo o característica que Dios le reveló al profeta Isaías, y que esta descrita en el libro de Isaías capítulo 9, verso 6, es el de Jesús el “Príncipe de la Paz”, que en hebreo es “Sar-Shalom”.
La palabra Shalom tiene un gran y profundo significado, muchísimo más grande que la palabra en idioma español “Paz”.

La palabra shalom significa bienestar completo; esto es, tener buena salud, estar seguros, vivir en prosperidad, contar con favor, y también tranquilidad. Y más profundamente significa estar completos, no necesitar nada. Hace referencia a “integridad física y espiritual”.

La paz “Shalom” debe ser entonces el mayor anhelo del corazón humano, aquel que nos permite llegar a la más alta medida de satisfacción.

Esa paz profunda y necesaria, no existe en un corazón vacío de Jesucristo. Tampoco en un corazón que está dividido entre el amor a Dios y el amor al mundo.
Es claro, porque no hay lugar para la paz en un corazón que está albergando ansiedades, desconfianzas, codicia, ira o amargura.
Cuando le permitimos reinar, la paz “shalom” comienza a llenar nuestros hogares, nuestros lugares de trabajo, y nuestras relaciones.

Si hay angustia o tristeza; ira o desesperación, entonces necesitas del “Príncipe de Paz”; y te puedes preguntar “¿Cómo podemos conseguir esta paz “shalom”?”; en primer lugar, recibimos el don gratuito de la Gracia de Dios, de la restauración y libertad que Jesús trajo al mundo, y que se manifiesta en nosotros cuando nos arrepentimos de los pecados, y lo reconocemos a Él como nuestro Señor y Salvador; así recibimos la impartición de la paz de Dios, de la paz “Shalom”. En segundo lugar, cuando las tormentas de la vida lleguen, entonces pasamos tiempo con el Príncipe de Paz, permitiendo que Su Espíritu Santo nos lleve a estar en paz en medio de la tormenta.

El mismo Jesús lo dijo, y esto está en el evangelio de Juan capítulo 14, verso 27, “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. (RVR60)

Si no estas experimentando la paz que Dios el Padre nos envió por medio de su hijo Jesús, el “Príncipe de Paz”, entonces es tiempo de someterse a Él, a su voluntad, y hacerlo verdaderamente el Señor de tu vida. Así Su Paz será tu paz.

Oremos “Señor gracias por la revelación de tu paz “Shalom”, aquella que recibimos en Jesús, nuestro “Príncipe de Paz”, hoy acepto y recibo esta paz que tú me ofreces, creo en ti, en tus promesas, que pueda experimentar “paz en medio de la tormenta, lo creo y declaro en el nombre de Jesús, Amén”.

 Versículo “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Juan 14:27 (RVR60)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.