Dios convierte la tristeza en alegría

lamento en baile
SALMOS 30:11-12 “Convertiste mi lamento en danza; me quitaste la ropa de luto y me vestiste de fiesta, para que te cante y te glorifique, y no me quede callado. ¡Señor mi DIOS, siempre te daré gracias!”
 
Algunas veces nos gustaría que nuestra visión del futuro fuera tan clara como cuando miramos al pasado.
Hace ya muchos años que la familia Clark, de Escocia, cumplió su deseo de venir a los Estados Unidos. Para lograrlo tuvieron que preparar un plan que incluía limitar los gastos para ahorrar dinero para el viaje. Finalmente, cuando ya tenían todo previsto, hicieron las reservas para el viaje. Pero pocos días antes de partir se presentó una tragedia: al hijo menor de la familia lo mordió un perro. No era nada serio, pero siempre existía la posibilidad que el perro tuviera rabia, por lo que el doctor puso al niño en cuarentena, y hasta colocó un aviso de prevención en la puerta de la casa de la familia.
 
El tiempo de cuarentena era por dos semanas, y el buque en que iban a viajar salía en una semana. El padre estaba furioso por lo sucedido. Inclusive fue al puerto para ver al barco que zarpaba, y con él todas sus ilusiones… hasta que llegó el 15 de abril de 1912. Ese día, se dio a conocer la noticia que el barco en el que la familia iba a partir, el Titanic, se había hundido con aproximadamente 1,500 personas. Inmediatamente, la actitud del Sr. Clark cambió: la mordedura del perro dejó de ser una tragedia, y se convirtió en bendición.
 
Tal vez en nuestros años de vivencia hemos conocido muchas historias semejantes. Hemos podido ser testigos de situaciones similares una y otra vez. Cuando se nos han presentado circunstancias que nos han hecho sentir mal y creemos que DIOS nos ha abandonado, de repente las condiciones cambian para bien. Si miramos al pasado, vemos claramente cómo la guía y el amor de DIOS por nosotros nos han acompañado siempre fielmente. Es que el Señor puede producir bendiciones a partir de situaciones o intenciones nocivas. Eso fue lo que Pablo le escribió a la iglesia de Roma: “Ahora bien, sabemos que DIOS dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, es decir, de los que El ha llamado de acuerdo a Su propósito.”
 
Recordemos continuamente que el Señor tiene todo el poder para cambiar nuestra situación adversa y convertirla en bendición. Donde hay llanto habrá alegría. Donde hay dolor habrá gozo. Donde domina el pesimismo habrá esperanza. Donde hay lamento habrá cantos de alabanza. Sólo DIOS puede hacer esto por nosotros. Busquemos Su presencia en todo momento y nos veremos rodeados de alegría, canto y agradecimiento por todas la bendiciones que DIOS ha preparado para nosotros. ¡Sólo a DIOS sea la gloria!
 
ORACIÓN: Padre Celestial… Gracias por las muestras de Tu amor. Tú que tienes el poder para cambiar nuestra situación adversa y convertirla en bendición, Te pido que me ayudes a superar el mal que tengo.  En el nombre de Cristo, amén.
 

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.