DIOS ESTÁ EN ACCIÓN EN NUESTRAS PRUEBAS

SALMOS 138:7-8: “Cuando me encuentro en peligro, tú me mantienes con vida; despliegas tu poder y me salvas de la furia de mis enemigos. ¡El Señor llevará a feliz término su acción en mi favor! Señor, tu amor es eterno; ¡no dejes incompleto lo que has emprendido!” (DHH)

David fue un hombre que experimentó problemas con regularidad. Sus salmos expresan las luchas que enfrentó, aunque al final, volvía a enfocarse en DIOS. La clave de su actitud victoriosa era su fuerte convicción en el amor y la fidelidad del SEÑOR.

David confiaba en el plan de DIOS. Por eso pudo decir: “¡El Señor llevará a feliz término su acción en mi favor!” (Salmo 138:8). La única manera en que podemos enfrentar los problemas y evitar la derrota es manteniendo nuestro enfoque en el SEÑOR y Su propósito. ÉL ha prometido hacer una buena obra en nuestra vida, aunque a veces elige realizarla en valles de dificultades.

David confiaba en el poder del SEÑOR. Cuando surgen problemas, también podemos confiar en que DIOS nos liberará, aunque puede que no sea a nuestra manera. A veces, ÉL nos sostiene en la dificultad, caminando con nosotros.

David creía en las promesas de DIOS. En los dos versículos de hoy del Salmo 138, él se recuerda a sí mismo lo que hará el SEÑOR. Nosotros también necesitamos tener algunas promesas específicas de la Biblia que nos sostengan en tiempos difíciles. Las verdades de la Biblia son nuestra posesión más valiosa cuando nos asalten las tormentas de la vida. La autosuficiencia o el consejo de los demás nunca será igual a la ayuda que la Palabra de DIOS nos ofrece.

El SEÑOR sabe lo que tú necesitas en momentos difíciles, y asume la responsabilidad de ayudarte. Tu tarea es creer que ÉL realizará Su propósito y que cumplirá cada promesa. La prueba durará solo el tiempo que ÉL crea conveniente. Hasta que termine, sigue andando con tu mirada puesta en ÉL.

Misiones En Contacto

OREMOS: Gracias PADRE CELESTIAL porque Tú siempre estás a mi lado.  Confío en Tu Palabra y en Tus promesas. En el nombre de Cristo, amén.