Dios te ayudará

 

 

Woman Receiving Flowers

HEBREOS 12:14,15  14 Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 15 Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos”.

Probablemente en alguna ocasión alguien te ha herido profundamente. Es posible que con el tiempo esas heridas hayan ido aparentemente “sanando” y quizás hayas llegado a aceptar la situación y seguir viviendo “sin problemas”. Pero si escudriñas tu corazón, si miras bien dentro de ti, ¿tienes la seguridad de que has perdonado a esa persona, o acaso cuando la ves, o mencionas su nombre, allí bien dentro sientes una especie de coraje, o rencor, o resentimiento que te quita el gozo? ¿Acaso habrá allí alguna raíz de amargura?

La amargura es un factor corrosivo que nos roba la paz y destruye nuestras relaciones. La persona amargada corrompe toda relación, en el matrimonio, en la familia, en el trabajo, entre las amistades. En última instancia la amargura cierra las puertas a la gracia de Dios. La amargura, el enojo, la ira, son sentimientos que entristecen al Espíritu Santo, lo cual afecta nuestra relación con Dios y por lo tanto nuestro crecimiento espiritual. Es necesario que eliminemos estos sentimientos de nuestras vidas, de lo contrario echarán raíces en nuestros corazones y se convertirán en algo peor, que es el rencor.

En el versículo de hoy, el autor de la carta a los Hebreos trata de los problemas y luchas diarias de la vida cristiana. En primer lugar se refiere a lo que debe ser la meta del cristiano: vivir en paz. Nos exhorta a buscar la paz con todos y a vivir en santidad, sin la cual, nos advierte, “nadie verá al Señor.” El versículo 15 empieza con una frase que es una alta recomendación.  Dice: “Asegúrense…” Aquí hay una exhortación a que hagamos un examen profundo del contenido de nuestro corazón y nos alerta acerca de la posible existencia de raíces de amargura que afecten nuestra relación con Dios y con los demás.

¿Te es muy difícil perdonar a quienes te han herido?…. ¿Te cuesta mucho perdonar de corazón?…… seguramente… pero todos tenemos que reconocer que somos débiles y que muchas veces no tenemos ese deseo de perdonar; no podemos hacerlo con nuestras propias fuerzas.

Si de corazón deseas perdonar a quien te han hecho daño, Dios te ayudará a lograrlo por medio de Su Santo Espíritu.  Allí en la cruz del Calvario, sufriendo indescriptible dolor Jesús clamó a Dios pidiendo: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.”(Lucas 23:34).

Esta misma manifestación puede llevarse a cabo en tu vida, hoy mismo, si tú le pides a Dios que te de las fuerzas y el valor para perdonar a aquellos que te han herido. El está siempre dispuesto a ayudarnos, cuando le clamamos de corazón.

ORACION: Bendito Padre celestial, Dios de amor y de misericordia, yo entiendo que es Tu voluntad que yo perdone a aquellos que me han hecho daño, así como Tú has perdonado mis pecados. Pero te confieso que no puedo hacerlo por mis propias fuerzas. Te ruego me llenes de tu Espíritu, ayudándome a perdonar en este momento y te ruego limpies mi corazón de todo rencor o raíz de amargura que afecte mi relación contigo y con los que me rodean. En el nombre de Jesús, Amén.

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónPensamiento Diario – Decisiones
Siguiente PublicaciónCristo vive y viene

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.