¿Dónde estás?

where i am“Pero Jehová Dios llamó al hombre, y le preguntó: -¿Dónde estás?

Él respondió: -Oí tu voz en el huerto y tuve miedo, porque estaba desnudo; por eso me escondí.”

Génesis 3:9-10

Todos conocemos la historia, Adán y Eva habían quebrantado la advertencia de Dios de no acercarse ni comer del árbol prohibido. El peso de la desobediencia les había robado la alegría de salir libremente a encontrarse con Dios. Ahora era Dios que debía salir a buscarles porque ellos estaban escondidos.

¿Por qué estaban escondidos Adán y Eva? Porque se sentían culpables, ya no se sentían dignos, se dieron cuenta que hicieron lo incorrecto a los ojos de Dios.

Con frecuencia  invito a alguna persona a asistir a la iglesia o hacer la oración de fe (confesar a Cristo como su salvador)  y me sorprende la enfática respuesta: “No”.  Algunos me dicen “ya estoy asistiendo a una iglesia; pero todavía no quiero aceptar a Cristo, o me dicen “un día de estos aceptaré a Cristo; pero aun no es tiempo, estoy esperando que él me toque”. Tal vez si les pidiera que me donaran un riñón o que me acompañaran a un viaje a la luna aceptarían más rápido; pero ninguno acepta voluntariamente tener un encuentro con Dios.

¿Qué pasa con las personas que rechazan acercarse a Dios? Les pasa lo mismo que Adán y Eva, tienen miedo al llamado de Dios porque se sienten avergonzados. Creen que serán rechazados por lo que son, por lo que han hecho o por el tipo de vida que están llevando.  Ellos reconocen que no están llevando una vida recta, incluso muchos están esperando ordenar sus vidas para entonces venir a los caminos del Señor.

Oh amiga/amigo mío, cuan equivocadas son estas justificaciones. Si esta es tu situación actual permíteme decirte que Dios te está buscando. Dios no busca a los rectos ni a los justos, el busca a los que necesitan ayuda, a los están viviendo desordenadamente su vida.  En Mateo 9:12 Jesús le dijo a sus discípulos “…no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.” No esperes arreglar tu vida para venir a Cristo, porque eso nunca sucederá. Nosotros no tenemos la capacidad de arreglar nuestras vidas, eso sólo lo logramos con la ayuda del Espíritu Santo de Dios.

Dios te está buscando y preguntando ¿Dónde estás? El quiere vestir tu desnudes, El quiere corregir tu pasado, el quiere darte una nueva vida.

Porque no sales a su encuentro y le dices aquí estoy Señor, hice lo malo delante de tus ojos y solo Tú puedes ayudarme a corregir mi vida.

DECLARACION: ¡AQUÍ ESTOY SEÑOR!

Oración: Señor, todo este tiempo me he escondido de tu llamada; pero salgo a encontrarme contigo, aquí estoy. Sé que no llevo una vida conforme a tus preceptos y que no puedo arreglarla por mí mismo/a. Confieso a Jesús como mi salvador y redentor. Perdona mis pecados y dame una vida nueva en el nombre de Cristo Jesús. Amén.

-MN

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónDios mío, no desistas de mí
Siguiente PublicaciónCómo Reaccionas?

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.